México.- El Gobierno de Estados Unidos evaluaría reabrir el caso del asesinato de Enrique “Kiki” Camarena, agente encubierto de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) durante el apogeo del Cártel de Guadalajara en los años ochenta y que investigaba a Rafael Caro Quintero.

De acuerdo con el medio USA Today, las autoridades estadounidenses analizan nuevos testimonios del crimen realizado el 9 de febrero de 1985 en Guadalajara, Jalisco, los cuales podrían inculpar a un agente de la DEA y otro de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su siglas en inglés).

Dicha investigación señalaría que hubo un complot por parte de los dos funcionarios para el secuestro y posterior asesinato de Camarena.

Cabe recordar que durante su detención e interrogatorios, el narcotraficante mexicano Rafael Caro Quintero negó su participación en el secuestro, tortura y muerte de Kiki. Solo detalló que estuvo en el lugar equivocado.