EU.-El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció este viernes que su país ya no considera a Hong Kong “lo suficientemente autónomo” de China, luego de la ley de seguridad impuesta por Beijing en la ciudad, y eliminará el status político especial del que goza el territorio.

Además, indicó que Estados Unidos prepara sanciones contra funcionarios en China y Hong Kong vinculados con la aprobación de la ley de seguridad y la opresión del movimiento pro democrático, y que las empresas chinas que cotizan en Wall Street serán investigadas.

“China ha pasado del principio de 'un país, dos sistemas’ al de ‘un país, un sistema’. Por lo tanto ordené dar de baja nuestros acuerdos especiales mantenidos con Hong Kong en el marco de su status especial”, indicó Trump en conferencia de prensa.

“Estados Unidos avanzará en sanciones para funcionarios chinos involucrados en el cercenamiento de las libertades en Hong Kong”, agregó.

Al mismo tiempo, Trump anunció que las empresas chinas que cotizan en mercados de Estados Unidos serán investigadas, con el objetivo de limitar inversiones estadounidenses y la entrada al país de algunos ciudadanos chinos considerados amenazas a la seguridad del país, sin ahondar en más detalles.

“Nuestras acciones serán fuertes, nuestras acciones tendrán sentido”, expresó el presidente.

Quiebre definitivo con la OMS

En la misma conferencia de prensa Trump anunció también que Estados Unidos romperá relaciones con la Organización Mundial de la Salud (OMS), consecuencia de lo que considera ser una ineficiente gestión de la pandemia del nuevo coronavirus y un sesgo favorable hacia China.

“China tiene un control absoluto de la OMS pese a que solo paga USD 40 millones, en comparación con la cantidad de dinero que gastamos nosotros, que son aproximadamente USD 450 milliones cada año”, expresó durante un mensaje desde la Casa Blanca.

Y agregó: “Tenemos una lista detallada de las reformas que se deben hacer y se las hemos comunicado directamente, pero se han negado a actuar. Porque han fallado en implementar las tan necesitadas y pedidas reformas, vamos a terminar nuestra relación con la OMS y redirigir esos fondos a otras necesidades globales de salud pública que son más merecedoras”.

En otro pasaje de su locución, el Presidente aseguró que el abordaje de la pandemia por parte de la entidad era una consecuencia directa del control que, asegura, China tiene sobre ella. “Autoridades chinas ignoraron sus obligaciones de reportarse a la OMS y la presionaron para que engañara al mundo luego de haberlo descubierto por primera vez", expresó.