Las autoridades de Estados Unidos anunciaron que la mayoría de los arrestos y expulsiones de inmigrantes indocumentados se suspenderán "temporalmente" debido a la crisis de salud relacionada con el nuevo coronavirus.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE), que en el último año intensificó sus esfuerzos para detener y deportar a inmigrantes sin papeles, dijo que durante esta situación de emergencia se limitará a perseguir a aquellos extranjeros que hayan cometido delitos o que representen "riesgos de seguridad pública".

Esta decisión, dada a conocer en una notificación el miércoles por la noche, busca frenar la propagación de COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, y alentar a quienes estén indocumentados a hacer las consultas relacionadas con salud que necesiten.

"Durante la crisis de COVID-19, el ICE no llevará a cabo operaciones de cumplimiento de la ley en o cerca de las instalaciones médicas, como hospitales, consultorios, clínicas acreditadas e instalaciones de atención de emergencia o urgencia, excepto en las circunstancias más extraordinarias", dijo el ICE.