Estados Unidos apoyó hoy la decisión de Canadá de buscar apelar la liberación del canadiense Omar Khadr, un ex detenido de Guantánamo, acusado de matar cuando tenía 15 años de edad a un soldado estadunidense en Afganistán en 2002.

“Canadá es un país soberano que toma sus propias decisiones sobre cómo lidiar con esto (...) el gobierno canadiense ha decidido apelar y apoyamos eso (...) seguiremos ese proceso conforme procede”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Jeff Rahtje.

Kahdr, de 28 años, fue liberado el jueves por una jueza de la provincia de Alberta en medio de un proceso de apelación de su sentencia en 2010 por una comisión militar estadunidense en la base operada por Estados Unidos en la Bahía de Guantánamo, en Cuba.

Hijo de un simpatizante del grupo Al Qaeda, Kahdr fue llevado como menor de edad por su padre a reuniones con líderes de esa organización terrorista y entrenado como combatiente en el campo de batalla a los 15 años.

Aunque no negó haber arrojado la granada que mató al soldado estadunidense Christopher Speer, Kahdr sostuvo que fue coaccionado con amenazas de violación sexual a participar en un enfrentamiento contra fuerzas estadunidenses en Afganistán.

Fue uno de los detenidos más jóvenes en Guantánamo, donde denunció haber sido usado como “trapeador” humano de sus propios orines.

Su caso atrajo la simpatía de defensores de los derechos humanos, como la activista Jo Beck, defensora de los derechos de los menores para la organización Human Rights Watch.

“La liberación de Khadr debió haber ocurrido hace mucho tiempo y hace poco para compensar 13 años de abusos y encarcelamiento. Ojalá pueda empezar una nueva vida”, escribió Beck en un comentario para MSNBC.

Poco después de su excarcelación, Omar Khadr declaró a los medios informativos que “la libertad es mejor de lo que pensé”. Fue aceptado para residir en la casa de una familia de la provincia de Alberta.

A pesar de su liberación, Khadr enfrenta un proceso legal que incluye la presentación de su caso ante la Suprema Corte de Justicia de Canadá, que deberá determinar si debió ser juzgado desde un inicio como menor de edad.

El experto en comisiones militares, David Glazier, señaló a la prensa canadiense que la apelación de Omar Kahdr tiene el mérito de que fue juzgado en una corte militar que solo tenía jurisdicción sobre crímenes de guerra cuando el canadiense fue acusado de matar a un soldado. (Notimex)