Los líderes de la Unión Europea (UE) tendrán hoy aquí una “difícil negociación” para cerrar un acuerdo con Turquía para poner fin al flujo migratorio clandestino hacia Grecia, admitió el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, antes de la cita.

“Estoy cautelosamente optimista. Pero, para ser franco, más cauteloso que optimista”, afirmó el líder europeo, quien se rindió esta semana a Turquía y a Chipre en un esfuerzo para acercar posiciones.

Tusk dejó claro que las pláticas serán guiadas por tres principios: el acuerdo eventualmente alcanzado debe ser aceptado por los 28 países europeos, respetar las legislaciones europea e internacional y contribuir “de manera efectiva” para la solución de la crisis migratoria.

Ello incluye restaurar la libre circulación entre los países del espacio Schengen, frenar los cierres de fronteras en cascada, reforzar la cooperación con Turquía y ofrecer ayuda humanitaria a Grecia, donde más de 35 mil refugiados viven en condiciones deplorables.

“Sólo tendremos éxito si trabajamos juntos de manera coordinada y mantenemos nuestra tranquilidad”, dijo Tusk.

El proyecto de declaración que será discutido por los Veintiocho establece que “todos los migrantes irregulares que crucen de Turquía a las islas griegas será regresados a Turquía”.

“Esta será una medida temporal y extraordinaria, necesaria para poner fin al sufrimiento humano y restaurar el orden público”, sentenció el documento, al que tuvo acceso Notimex.

Los recién llegados tendrán la oportunidad de solicitar el asilo en Grecia que, por su parte, podrá rechazar el pedido con el argumento de que el candidato ya gozaba de protección equivalente en Turquía.

Para ello, Ankara será llamada a garantizar el acceso a procedimientos de asilo a todos los extranjeros, lo que no es el caso actualmente.

La UE financiaría el envío de agentes turcos a las islas griegas para acelerar los procedimientos de expulsión.

Para cada refugiado sirio devuelto a Turquía, los países europeos acogerían a otro directamente del territorio turco, por vías legales.

“Se dará prioridad a los migrantes que no han entrado o intentado entrar previamente en la UE de manera irregular”, señaló la declaración.

Con esa estrategia, la UE espera disuadir las travesías en pateras entre la costa turca y las islas griegas, en las que más de 400 personas murieron en lo que va de año.

“Estaremos privando a los traficantes de clientes”, defendió el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker.

En un primer momento, los Veintiocho pondrían a la disposición de Turquía 18 mil plazas restantes de las 22.5 mil ofrecidas en el marco del esquema de reubicación de refugiados desde Grecia e Italia. Otras 54 mil plazas podrían ser creadas enseguida.

Notimex