Londres, (Notimex).- Reino Unido y la Unión Europea (UE) acordaron en principio el primer borrador sobre la futura relación económica y política tras la separación definitiva del bloque de naciones europeo.

La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, aseguró esta tarde que el borrador es “correcto para todo el Reino Unido” durante una breve declaración en la puerta de la residencia oficial 10 Downing Street.

“Este es el acuerdo correcto para Reino Unido. Entrega el voto del referéndum. Retoma el control de nuestra fronteras, nuestro dinero y nuestras leyes, y lo hace mientras protege trabajos, protege nuestra seguridad y protege la integridad del Reino Unido”, manifestó May.

La noche del miércoles May se reunió en Bruselas con el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, y los equipos negociadores se quedaron hasta la madrugada de este jueves redactando los lineamientos de la futura relación.

El texto establece cómo funcionará el intercambio y la cooperación en materia económica y comercial y estaría listo a tiempo para la cumbre europea que tendrá lugar este domingo.

El borrador de 26 páginas es la base de las futuras negociaciones una vez que el Reino Unido salga definitivamente de la UE, una separación programada para el 29 de marzo de 2019.

El acuerdo es necesario antes de la cumbre europea para que los 27 países del bloque aprueben el acuerdo de salida y los lineamientos sobre la futura relación con Gran Bretaña.

Se espera que la primera ministra se dirija más tarde al parlamento (15:00 GMT) para explicar el acuerdo inicial alcanzado con la UE.

La libra esterlina reaccionó positivamente al primer borrador que sentará las bases de la futura relación y ganó 1.0 por ciento frente al dólar.

La moneda se ubicó en 1.2927 dólares, el nivel más alto desde el pasado 15 de noviembre, cuando se anunció que se había alcanzado un acuerdo con Bruselas.

Sin embargo, la primera ministra tendrá que superar el desafío más grande en el parlamento británico, donde tendrá que conseguir los votos necesarios para lograr una mayoría una vez que se someta a votación en una fecha aún por definir.

May enfrenta la rebelión de algunos de sus propios diputados del Partido Conservador que han amenazado con no votar a favor del texto acordado con la Unión Europea la semana pasada.

El sábado May viajará de nuevo a Bruselas para reunirse con Juncker para discutir “cómo concluir este proceso para el interés de toda nuestra gente”.

May se comunicó la noche del miércoles con el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, quien había amenazado con votar en contra del acuerdo si no se enmienda la cláusula referente al disputado territorio de Gibraltar.

La política británica confió en que el domingo habrá acuerdo y que quedarán saldados los puntos álgidos como el del peñón de Gibraltar y la frontera de la República de Irlanda e Irlanda del Norte.