México.-  La Gran Logia Valle de México le pidió hoy al presidente Andrés Manuel López Obrador que su Cartilla Moral deje de distribuirse en los templos evangélicos, pues eso atenta contra el Estado laico y la separación Iglesia-Estado.

Jorge Gaviño Ambriz, exgran maestro de esa logia masónica, señaló públicamente:

“No queremos que la Cartilla Moral la distribuya el clero, no queremos que los pastores la distribuyan en sus templos”.

Y agregó:

“¿Por qué darle una herramienta de Estado a un ministro religioso? Para que éste vaya a tocar nuestras puertas y nos diga: ´aquí le traigo un mensaje del gobierno´. No, eso no debe ser”.

Gaviño Ambriz indicó que esta situación atenta contra el pensamiento liberal juarista, las Leyes de Reforma del siglo XIX, el Estado laico y la separación Iglesia-Estado.

Este pronunciamiento se hizo en un evento realizado en la sede de la Gran Logia del Valle de México –en la calle Sadi Carnot de la Ciudad de México– y al que asistieron masones de todo el país, quienes invitaron al vocero de la Presidencia de la República, Jesús Ramírez Cuevas, para que escuchara sus reclamos.

Incluso, Gaviño Ambriz señaló que Alfonso Reyes, el autor de la Cartilla Moral, fue un “intelectual conservador” y su cartilla tiene ese mismo “conservadurismo”.

De esta manera, la masonería mexicana externó su rechazo a la distribución de la Cartilla Moral que está realizando la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas (Confraternice), cuyo líder, el pastor Arturo Farela Gutiérrez, es muy amigo del presidente López Obrador.

Farela ha sostenido en Palacio Nacional largos encuentros con López Obrador, a fin de delinear una estrategia para repartir la cartilla en los miles de templos evangélicos, pero también para que las Iglesias puedan obtener concesiones de radio y televisión.