El alcalde de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena, reconoció que está enterado de que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) tiene evidencias de que en 2014 la administración municipal incurrió en un probable daño a la Hacienda Pública Federal por 52 millones 713 mil 100. Las irregularidades se registraron en el manejo del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal (FAIS).

En este sentido el alcalde dejó ver que no iniciará investigaciones desde su órgano de control para ahondar en las observaciones que hizo al ayuntamiento la ASF al último tramo de la gestión de un antecesor, el también priista Mario Moreno Arcos.

En su edición del pasado sábado se informó sobre las observaciones del órgano de fiscalización de la Cámara de Diputados en las que se indica que en 2014 el ayuntamiento incurrió en un probable daño a la hacienda pública federal por más de 52 millones de pesos.

“A mí no me corresponde ese proceso de investigación, le corresponderá a la Auditoría Superior de la Federación; nosotros al final aportamos lo que encontramos, y serán los órganos fiscalizadores los que puedan determinar, y los tiempos que justifiquen la solventación de los mismos”.

Agregó que “estamos enterados pero la solventación la tendrá que hacer la administración anterior, y en el periodo que repercuta, pero no podemos decir en este momento que ese tamaño de situaciones porque la Ley” tendrá espacio para comprobar el destino final de los recursos observados.

—¿No presentarán denuncias o iniciarán investigaciones derivado de las observaciones?

—Insisto, no nos corresponde a nosotros; la ASF tiene un procedimiento legal al que nosotros nos sujetaremos, y nos quedaremos en la declaración amarillista y escandalosa.

Leyva Mena informó que en las revisiones que han hecho a las finanzas del ayuntamiento han detectado obras inconclusas a las que se refirió como “obras en tránsito, que las vamos a acabar. Nosotros lo que estamos haciendo es retomar las obras que tenemos”. Y detalló que hay “cerca de 10 obras, en tránsito que no tienen mayor importancia”.

El alcalde sostuvo que el pasado fin de semana había pactado con el líder del sindicato independiente de trabajadores del ayuntamiento y se acordó que “no iba a llevar acabo estas acciones e iba aceptar unas mesas de diálogo y de revisión de los trabajadores área por área, y no permitir más aviadores en el ayuntamiento”.

“Sin embargo hoy en la mañana me topé con la propuesta de que el señor Domingo tomó las instalaciones algunas veces con 10 personas, otras con 15 y quizá con 50 o 60”, abundó.

Advirtió que “nosotros no quisiéramos llegar a usar la violencia. El signo de esta administración es que los hemos estado convocando al diálogo”. Y enfatizó en que había un acuerdo previo con la dirigencia sindical para no tomar el ayuntamiento.

Recordó que el acuerdo era el de revisar área por área la plantilla de trabajadores, son los acuerdos fundamentales, y detectar a los aviadores.

—Usted habla de aviadores, pero ¿cuantos fueron que encontró a su llegada a la administración municipal?

—Estamos en eso, precisamente para eso estamos, estamos haciendo esa revisión y estamos cruzando la nómina con el gobierno del estado que ya me van a entregar y sabremos quien está duplicando, el problema no es que dupliquen, ese no es el asunto, el asunto es que rindan las jornadas laborales establecidas en su contrato- manifestó el alcalde.

Entonces al insistirle soltó: “precisamente no sé cuál se la molestia del sindicato, al final de cuentas pudiera ser una variable”.

En otro momento se le preguntó que previo al cruce de nóminas que se hará, cuántas personas que cobran sin trabajar han sido detectadas en el ayuntamiento.

—Varios, varios. Se ha limpiado la nómina de unas 60 personas y estamos revisando área por área.