Acapulco, Guerrero.- A un mes de que termine su administración, Evodio Velázquez Aguirre, retiró su negoció Punta del Cielo, instalado en el Ayuntamiento de Acapulco. Para la instalación de esta cafetería se invirtieron más de dos millones de pesos, pero el negocio nunca benefició al Ayuntamiento, pues a las instalaciones solo acudían personas ajenas al gobierno municipal, mientras altos funcionarios se ausentaban del lugar y empleados preferían comprar su café en otros negocios. Esta franquicia fue colocada de manera irregular y el acalde nunca informó ni presentó el convenio, pese a que se comprometió que en la página de transparencia informaría sobre el monto de la inversión. Ayer por la mañana se observó a trabajadores retirando y sacando los muebles de la cafetería inaugurada el 11 de febrero del 2016. La cafetería fue una franquicia instalada por el regidor del Partido Verde Ecologista, Enrique Granados Morgan, y el exdirector de Ecología, Christian Garnica San Román y permitida por el exsecretario General, Daniel Meza Loeza. En entrevista telefónica se buscó la opinión del exdirector de Ecología municipal para conocer los motivos del retiro de la cafetería, sin embargo, negó que fuera su negoció o que haya sido su idea de instalar está cafetería y de inmediato colgó el teléfono.

La cafetería apareció por generación espontánea; todos negaban acusaciones

En febrero de 2016, Evodio Velázquez hizo público el supuesto convenio bajo el cual se otorgó la concesión de la franquicia, en el cual se muestra que el permiso se otorgó durante la administración de Luis Walton Aburto. La inversión inicial para la construcción de una cafetería de esta naturaleza es de más de dos millones de pesos, entre 125 mil y 150 mil dólares, de acuerdo con la compañía de café en su portal de Internet. El convenio incluye remodelación, adaptación del local, mobiliario y equipo, inventario inicial, capacitación en la ciudad de México y capital de trabajo inicial. En esas mismas fechas, el regidor del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Enrique Granados Morga, aseguró que siempre ha sido empresario, que tuvo una constructora y que nunca ha tenido obras en el ayuntamiento de Acapulco. Ante la pregunta sobre si él ayudó a conseguir la concesión del Café Punta del Cielo que se abre en espacio del palacio municipal lo negó, y abundó que su constructora ya no opera desde hace dos años y que se puede constatar. Para marzo de 2016, la cafetería fue inaugurado con la presencia de empleados municipales, a pesar de que su construcción estuvo marcada por una serie señalamientos de tráfico de influencias que involucraron a funcionarios municipales y estatales.