*Y el discurso de toma de posesión, ¿quién se lo hizo?

 

Evodio Velázquez es joven y carismático. Y debe ser inteligente, pues para haberle ganado al PRI la plaza más importante de Guerrero no se puede ser tonto. Máxime cuando su partido, el PRD, fue un desastre absoluto en las elecciones de junio pasado, en las que los priístas casi se llevan el carro completo, y donde sólo él terminó salvando del desastre al sol azteca en la entidad.

Y por lo mismo, no dejan de sorprender varias cosas ocurridas durante el acto en el que se presentó en sociedad: la toma de posesión como alcalde realizada en un salón del Forum Mundo Imperial de la zona Diamante de Acapulco.

[caption id="attachment_42381" align="alignright" width="476"]Evodio Velázquez durante su discurso. Foto: Pedro Pardo. Evodio Velázquez durante su discurso. Foto: Pedro Pardo.[/caption]

¿A quien se le ocurrió, por ejemplo, invitar a los ex presidentes municipales del puerto que ahí estuvieron? ¿Quién le dijo que los mencionara en su discurso y los pusiera como ejemplos de políticos honorables? ¿De verdad, por citar dos casos, Felix Salgado Macedonio y Alberto López Rosas, pueden ser dignos de mención en la toma de posesión de quien anuncia que llegará a Acapulco con lo nuevo porque es lo mejor?

Los anteriores alcaldes de Acapulco debieron haber merecido una de las mayores críticas por parte del nuevo alcalde. Son ellos, los ex presidentes municipales como Luis Walton, Manuel Añorve, Félix Salgado o Alberto López Rosas, los corresponsables de la crisis actual que se vive en Acapulco. Son ellos, en gran medida, los que han sumido a Acapulco en el desastre político, económico y social de los últimos años. O por lo menos, corresponsables de no haber podido evitar tal situación. Alguien debió haberle dicho a Evodio que ni los invitara.

Otro caso: ¿A quién se le ocurrió colocar únicamente en la lista de invitados nacionales a Jesús Ortega y Carlos Navarrete? ¿De verdad no se pensó que era absolutamente necesario traer a la toma de posesión de Evodio a un listado mucho más amplio de políticos nacionales? En política forma es fondo, y por lo menos ayer pareció que al nuevo gobierno de Acapulco le tiene sin cuidado proyectar sus acciones a nivel nacional, en lo que sin duda habría contribuido la presencia de un mayor y más representativo número de políticos nacionales. ¿O acaso esa es la capacidad de convocatoria que tiene el nuevo alcalde? Lo dudo. Estoy seguro que alguien le falló.

[caption id="attachment_42385" align="aligncenter" width="500"]El Jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, Evodio Velázquez y Carlos Navarrete, al bajar de una oficina privada donde se reunieron. Foto: Pedro Pardo. El Jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, Evodio Velázquez y Carlos Navarrete, al bajar de un pequeño salón donde se reunieron en privado. Foto: Pedro Pardo.[/caption]

Otro gravísimo error: Traer al Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, y meterlo al Forum, y luego a un pequeño salón, sin presumir su presencia, como si se trajera a un invitado incómodo al que hay que ocultar, cuando que por el contrario, si es que Mancera sólo tenía unos minutos para estar en el evento, había que haber organizado todo un paseíllo para que los fotógrafos pudieran tomarles placas y para que la gente pudiera verlos juntos.

Pero nadie, o casi nadie, se enteró de que el Jefe de Gobierno del DF estuvo ayer Acapulco.

Una más: ¿Quién le falló a Evodio como para que el representante del Presidente Peña Nieto fuera un personaje de tan baja presencia que tan sólo se sabe que se apellida Armenta y que fue uno de los mapaches electorales que como delegado de Sedesol ha sido acusado de haber trabajado en la compra de votos a favor del PRI en los pasados comicios? Tanto que la ex candidata a la gubernatura por el PRD, Beatriz Mogica Morga, ni siquiera le quiso saludar cuando se encontraron en la primera fila del evento, al lado de Jesús Ortega. ¿De verdad nadie pudo operarle políticamente a Evodio para que el Presidente enviara a un político de mayor rango?

[caption id="attachment_42384" align="alignleft" width="470"]Invitados especiales. Foto: Pedro Pardo Algunos invitados especiales. Foto: Pedro Pardo[/caption]

Y el discurso de toma de posesión, ¿quién se lo hizo? ¿A quién se le ocurrió dejar fuera las promesas que lo llevaron a ganar las elecciones y presentar un texto frío, formal, sin esa pasión que se le conoce a este político guerrerense?

Hasta hoy, Evodio Velázquez ha podido ser diputado y presidente municipal con virtudes personales que sin duda tiene. No estaría ahí si así no fuera. Gobernar Acapulco, y volver a proyectar a este puerto a nivel nacional y mundial, como ha dicho que quiere hacerlo, requerirá de que a sus virtudes demostradas hasta hoy le sume la exigencia de calidad a todos sus colaboradores.

Algo que, ayer, apareció poco, muy poco.