Acapulco, Guerrero.- El asesor jurídico de los ex braceros en Guerrero, Carmelo Loeza Hernández emitió una nueva convocatoria para que  hijos o esposas de quienes hayan trabajado en los Estados Unidos en los periodos de 1941 a 1964, se integren y puedan cobrar el apoyo social que generaron por el “ahorro” que hizo el gobierno mexicano. En conferencia de prensa, pidió a los posibles beneficiarios que se registren en la Unión de Campesinos y Emigrantes Mexicanos (UCEM), para que puedan “reclamar” al gobierno el 10 por ciento del millón de pesos que les correspondía a sus familiares por haber trabajado en los Estados Unidos. Loeza Hernández mencionó que se unirán con los familiares de quienes trabajaron en esos años en dicho país para elaborar un padrón nacional, y así reclamar lo que “por ley corresponde”. El 7 de diciembre del 2015, la Secretaría de Gobernación informó que ya estaba listo el apoyo del Fondo de Apoyo Social para Ex Trabajadores Migratorios Mexicanos, y que se realizaría el pago en sucursales Bansefi. En marzo de este año, el propio Loeza Hernández indicó que en Guerrero son 348 ex braceros los que podrían recibir 38 mil pesos como apoyo social, que destinó el gobierno federal. Sin embargo, el representante de los ex braceros a nivel nacional, Aarón Cabañas Marcial, precisó que en México hay un registro de 7  millones en todo el país, y a quienes hasta la fecha no les han pagado nada. Reclamó que la federación no ha cumplido con esos pagos, por lo que ahora se abre esa nueva convocatoria para “hacer justicia” y se liquide a los millones de braceros que existen aún en el país. En los estados, según dijo Cabañas Marcial, en donde la federación cumplió con los pagos fueron: Zacatecas, Michoacán y Nuevo León.