Ciudad de México.- Gobernador de Coahuila sustituto de Humberto Moreira Valdés, en el periodo más crudo de la violencia por el narcotráfico en el estado y justo cuando detonó el escándalo por la deuda bancaria que rebasó los 35 mil millones de pesos, Jorge Juan Torres López se declaró culpable de uno de los tres cargos que autoridades de Estados Unidos le consignaron por presunto lavado de dinero y el envío de 2.7 millones de dólares a las Bermudas durante 2008.

El también ex alcalde de Saltillo estuvo al frente del gobierno del estado de enero a noviembre de 2011 y le tocó concluir el sexenio que cinco años antes inició Humberto Moreira, quien se fue de manera anticipada del cargo para buscar la dirigencia nacional del PRI, lo cual consiguió meses después.

El 5 de febrero de 2019 Torres fue detenido por agentes de la Fiscalía General de la República en Puerto Vallarta, Jalisco, mientras se encontraba de compras en el centro comercial la Isla. El ex funcionario radicaba en aquella zona del país dentro de un lujoso centro habitacional equipado con campo de golf, su pasatiempo desde la juventud.

En su periodo como titular del gobierno del estado la violencia se recrudeció por la presencia de grupos del crimen organizado prácticamente en todas las regiones y al temor de la población se sumaron las señales de alarma por el endeudamiento público que rebasó los 35 mil millones de pesos.

Los señalamientos de una corte federal de Corpus Christi, Texas en contra de Torres López coinciden con su desempeño como integrante de la primera línea de funcionarios de Moreira Valdés, en cuyo gobierno primero fue secretario de Finanzas, después alcalde de Saltillo y antes de ser gobernador interino, titular de la Secretaría de Desarrollo Social.

En un escrito que el 4 de junio dirigió a la corte estadounidense, el ex funcionario, extraditado en octubre de 2019, anticipó su intención por declararse culpable por uno de los tres delitos que se le señalan, para lo cual llegó a un acuerdo con la fiscalía de aquel país. Ese momento llegó este miércoles en el Centro de Detención del Condado de Aransas. La corte dictará sentencia el 10 de septiembre.

Torres enfrenta cargos por lavado de dinero y dos tipos de fraude bancario uno de ellos al JP Morgan.

Con información de La Jornada y El Economista