Ciudad de México.- Iván Reyes Arzate, exagente federal, se entregó a la Fiscalía de Chicago y enfrenta cargos por obstrucción de una investigación relevante para México y Estados Unidos a cambio de beneficios personales, informó el comisionado general de la Policía Federal, Manelich Castilla.

En conferencia de prensa, el comisionado detalló que la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), en colaboración la Fiscalía de Chicago y la Agencia Antidrogas de Estados Unidos, informó que Reyes Arzate, quien trabajaba en la División Antidrogas de la Policía Federal y que fungía como enlace con la DEA de los Estados Unidos, tenía vínculos y pasaba información a la organización criminal de los Beltrán Leyva.

“A principios de noviembre de 2016 se detecta que el exelemento mantenía una presunta relación con un operador de una organización criminal, por ello la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Federal mantiene una investigación abierta sobre el caso, además de que el elemento fue separado del cargo”, agregó.