México.-Está claro que, siguiendo la tónica general de los últimos años, las nominaciones a los Óscar no serían lo mismo sin una buena controversia, principalmente racial o de género; y en esta edición 2020, siguiendo los pasos de lo ocurrido en los Globos de Oro y en la entrega de premios de 2019, la polémica ha vuelto a girar en torno a la ausencia de mujeres nominadas en la categoría de mejor dirección.

El principal nombre al que muchos echan —y echamos— de menos entre los candidatos ha sido el de Greta Gerwig, cuya labor en la fantástica 'Mujercitas' bien merecía el reconocimiento.

La cineasta, nominada a la mejor dirección en 2018 por 'Lady Bird' —que también optó al premio a la mejor película—, ha terminado cayendo en el olvido junto a compañeras como Lulu Wang —'The Farewell'—, Kasi Lemmons —'Harriet'— o Marielle Heller —'Un amigo extraordinario'—.

Donde 'Mujercitas' sí ha logrado colarse ha sido en la competición por convertirse en la mejor película del año, siendo la única candidata dirigida por una mujer; hecho que contrasta con las nominaciones al mejor largometraje documental, en el que cuatro de los cinco títulos seleccionados están dirigidos o co-dirigidos por mujeres.

En la carrera a la mejor película animada no figuran directoras, y entre las nominaciones a la mejor película de habla no inglesa sólo consta 'Honeyland', co-dirigida por Tamara Kotevska.

La única mujer que ha ganado el Óscar a la mejor dirección en toda la historia de los premios ha sido Kathryn Bigelow por su bombazo —y nunca mejor dicho— de 2009 'En tierra hostil'. Desde entonces, no hubo ni una sola mujer nominada hasta que Greta Gerwig irrumpió con su debut 'Lady Bird' en 2018.