México.- Andrea Vélez Fernández pasó de ser una colaboradora cercana del narcotraficante Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán a una informante del gobierno estadounidense. Incluso testificó en el juicio en el que sentenciaron al mafioso a cadena perpetua. “El señor Guzmán trató de matarme”, afirmó en la corte.

En el llamado “juicio del siglo” se mencionó que, en efecto, ella sobrevivió a un intento de asesinato que trataron de encargarle a sicarios de la pandilla de motociclistas Hells Angels en Canadá. El capo ordenó que la mataran porque no logró entregarle un soborno de 10 millones de dólares a un general mexicano.

Pero este martes la Fiscalía federal le negó su pedido a Vélez Fernández al determinar que ella no debería recibir una compensación económica como víctima del exjefe del cartel de Sinaloa. Así lo expresó en una carta que le envió la dependencia al juez federal Brian Cogan, quien presidió este caso.

“Ella no es elegible para una restitución”, subraya la misiva firmada por Richard P. Donoghue, titular del distrito este de Nueva York del Departamento de Justicia (DOJ).

El documento de cuatro páginas explica que Vélez Fernández no califica para recibir dicho pago porque el 13 de noviembre de 2013 se declaró culpable de conspiración para importar cocaína a EEUU, el mismo cargo por el cual fue condenado ‘El Chapo’ Guzmán el pasado 17 de julio.

“Los cómplices no pueden ser ‘víctimas’ bajo los estatutos de restitución”, enfatizó la Fiscalía.

El nombre de esta mujer colombiana, quien cooperó con el Buró Federal de Investigaciones (FBI) entre septiembre de 2012 y 2014, se mencionó varias veces en el proceso penal contra el capo sinaloense.