México.-Una vez que las aguas residuales se drenan, se tratan y se secan, ¿qué haces con ellas? Bueno aquí hay una buena idea.

Parte de esto termina como fertilizante, pero un 30 por ciento masivo de nuestras sobras de desechos se envía al vertedero para que se pudra, o simplemente se queda almacenado. Que desperdicio.

Especialmente cuando, según investigadores de la Universidad RMIT de Australia, el uso de estos ‘biosólidos’ en ladrillos podría ser una forma sorprendentemente efectiva de reutilizar todo ese fango anterior.

Hacer biosólidos en ladrillos “es una propuesta práctica y sostenible para reciclar todos los biosólidos sobrantes en todo el mundo”, escribe el equipo en su nuevo documento .

“La utilización de solo el 15 por ciento de los biosólidos en la producción de ladrillos reduciría la huella de carbono en la fabricación de ladrillos al tiempo que satisfaría todos los requisitos ambientales y de ingeniería para los ladrillos”.

Por lo general, los ladrillos se hacen utilizando una mezcla de materiales de arcilla u hormigón.

Según los investigadores, los 1,5 billones de ladrillos producidos a nivel mundial requieren unos 3.13 mil millones de metros cúbicos de suelo arcilloso.

Eso es el equivalente a 1,000 campos de fútbol, ​​excavados a una loca profundidad de 440 metros, más profundo que la altura del Empire State Building.

Entonces, se ensuciaron las manos y midieron la cantidad de biosólido que puede usar en un ladrillo sin que pierda su integridad estructural o que se caiga.