Villahermosa, Tabasco.- El exgobernador Manuel Andrade Díaz negó, tres horas después de que el jueves 13 chocara su vehículo contra un pochimovil, que viniera “tomado, borracho o pedo, como empezaron a decir”.

“Lamento muchísimo que el morbo de la gente, como ya sabemos -se los he dicho varias veces-, que aquí te inventan un chisme en la mañana y en la tarde te lo comprueban”, justificó.

En un video difundido en redes sociales a la primera hora con 59 minutos del viernes 14, Andrade Díaz, vendado de la frente, aseguró que esa noche “venía de una comida, de una reunión”.

“Lamentablemente al regreso, en la carretera, se me atravesó un vehículo de los llamados pochimóviles, por esquivarlo me fui del lado contrario y me choqué con otro vehículo, tuve un percance automotriz, más o menos fuerte”, explicó.

Expuso por esquivar el pochimovil tuvo un accidente, “y estoy con algunos dolores por el apretón del cinturón de seguridad, un golpe en la cabeza que me di en el vidrio, estoy bien”.

“Me dicen que la gente, lamentablemente algunos tipos vandalizaron mi vehículo, se robaron algunas cosas, pero ya sabemos cómo es la zona”, señaló.

Detalló que afortunadamente “la gente me auxilió, llegó la policía, como debe ser, y me trajo el hospital para valorarme para tomarme unas placas y para quedar a disposición de ellos, como se lo manifesté a la autoridad”.

Dijo que la persona que sufrió el percance con él, afortunadamente, no tuvo mayores consecuencias, “ya platiqué con su mujer y su familia, pero de todas maneras el seguro del vehículo se va a hacer cargo de los gastos que pudieran haberse ocasionado”.

Agradeció “muchísimo, su preocupación, su solidaridad, y aquí voy a estar en el hospital esta noche, en observación médica y mañana me pondré a la disposición de la autoridad para que determine lo que deba hacerse”.

Recalcó que no tiene nada que temer, “no debo nada, y me pongo en manos de la autoridad para que determine lo que en Derecho corresponde”.