México, (Notimex).- Cerca de 60 obras de 25 artistas de diferentes técnicas y épocas se exhiben como parte de las exposiciones colectivas en el museo José Luis Cuevas, con motivo de su 27 aniversario y el segundo aniversario luctuoso de su fundador.

Las piezas exhibidas corresponden a La cortina de nopal, La Ruptura y transición y Más que musas. La mujer en el arte, las cuales se mostrarán a partir del próximo 26 de julio y durante todo agosto.

“Es una selección de obras de artistas pertenecientes a la llamada Generación de la Ruptura, que es un término que se empezó a popularizar a raíz de un texto publicado en 1956 por José Luis Cuevas”, refirió Jorge Reynoso, curador de la exposición.

En un recorrido por la muestra, explicó que la intención es presentar la obra de Cuevas en el contexto de la generación en la que participó, la cual renovó el escenario del arte mexicano en su momento.

Más que musas. La mujer en el arte muestra obras de Lilia Carrillo, Leonora Carrington, Olga Costa, Cristina Kahlo, Irma Palacio, Cristina Ruvalcaba, Maribel Portela, Betsabeé Romero, María José Romero, Laura Rosete, Susana Sierra y Patricia Torres, entre otras.

En La Ruptura se presentan trabajos de Manuel Felguérez, José Luis Cuevas, Rafael Coronel, Pedro Coronel, Vicente Rojo, Fernando García Ponce, Francisco Toledo, Rufino Tamayo, Carlos Mérida y Gunther Gerzso, por mencionar algunos.

En cuanto a La cortina de nopal, Jorge Reynoso expresó que es un ensayo publicado en 1956 en un suplemento de cultura en el periódico Novedades.

“El texto es muy duro, tiene términos muy agresivos, pero también son los que se manejan desde principios del siglo 20, los manifiestos de los movimientos artísticos que presentan lo que rechazan, y en La cortina de nopal critica la formación artística en las escuelas y propone cambiarla, mirar las del exterior, presentar a un México distinto”, expuso.

Precisó que para la selección de las obras se antepuso el legado de José Luis Cuevas, con la promoción de los creadores de la generación mencionada, así como a los artistas del arte iberoamericano y a los que van surgiendo, aunque en Más que musas se debió a la relación del artista con la feminidad, así como su vínculo con las mujeres como motivo de inspiración y creación de arte.

También se cuidaron los colores y formas de las obras, en donde existe una relación entre sí, y algunas piezas que se muestran son parte de la colección del museo sobre mujeres hacedoras de arte, indicó la también curadora Lourdes Sosa.