México.- Toda la ruta, del Ángel hasta el Zócalo fue ayer un río de orgullo multicolor. Pero también, al margen de la alegría, hubo tiempo para reclamos políticos. Aunque integrantes de la comunidad LGBTTTI que participaron en la marcha del orgullo reconocieron que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha puesto sobre la mesa la diversidad sexual, también reclamaron que todo han sido promesas.

Jóvenes y adultos comparten esa visión y aseveran que es una “maquillada” lo planteado por las autoridades cuando se refieren a la igualdad de género, ya que, desde su perspectiva, los funcionarios utilizan el tema para aumentar su capital político y no para fortalecer los derechos de todas las personas.

La 41 Marcha del Orgullo LGBTTTI, celebrada el día de ayer en la capital, fue una fiesta. De acuerdo con el gobierno capitalino, 170 mil personas participaron, sin mayores incidentes. Desde las 9:00 horas cientos de personas comenzaron a llegar al Ángel de la Independencia para celebrar la diversidad sexual.

Sin embargo, no todo fue celebración, pues los asistentes se manifestaron contra los problemas que los aquejan, como la discriminación, los crímenes de odio, la falta de empleo, así como las trabas para el matrimonio homoparental y la adopción.