Los alumnos de la primaria Juan R. Escudero de la comunidad de Cacalutla, municipio de Atoyac, reciben clases debajo de los arboles desde que autoridades demolieron su escuela, hace cuatro meses, sin que al momento terminen de reconstruirla.

Por ello, padres de familia y maestros del plantel bloquearon de manera intermitente la carretera Acapulco-Zihuatanejo, a la altura de dicha comunidad, para exigir al Instituto Guerrerense de la Infraestructura Física Educativa (IGIFE) que termine de construir la nueva escuela.

El contingente permite el paso de los vehículos durante 10 minutos, y lo detiene otros 10.

Señalaron que son alrededor de 200 alumnos, en dos turnos, quienes están recibiendo educación en clases extramuros y recordaron que no es la primera vez que protestan por esta causa.

Al lugar acudió el presidente municipal de Atoyac, Dámaso Pérez Organes, quien intentó persuadir a los manifestantes para que liberaran la carretera y enviaran una comitiva a Chilpancingo.

Sin embargo, los padres se negaron y advirtieron con no  quitarse de la vialidad hasta que las autoridades no resuelvan sus demandas.