#Guerrero

Exigen en Guerrero que mujeres divorciadas regresen dotes

Además de ser vendidas y violentadas durante su matrimonio, cuando las mujeres se deciden a divorciarse, los suegros exigen que regresen todo lo que pagaron por ellas

Por Héctor Raúl González, 2017-12-26 15:55

Chilpancingo, Guerrero.- Hoy, seis años después, tras decidir divorciarse, sus suegros exigen que María pague los 70 mil pesos que “invirtieron” en ella, pues de lo contrario amenazan con denunciarla y pedir que, con base en los usos y costumbre de su comunidad, la metan a la cárcel.
“¿Por qué voy a regresar su dinero si yo no tengo dinero? No tengo, para qué, si yo ahorita que ando sola dónde voy a conseguir tanto dinero para devolver a ellos también, pero ellos quién sabe, ellos andan con problemas, quieren que me vaya a mi pueblo y todo eso para que yo devuelva el dinero, para que yo esté en la cárcel con mis padres porque ellos no quieren regresar el dinero, yo no quiero, eso es lo que dicen ellos”, dijo.
La mujer, de 20 años de edad, concedió una entrevista en las instalaciones del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollán, organización que le brinda asesoría jurídica.
Aunque algunos habitantes de la zona no ven esta práctica con buenos ojos, son conscientes de que es frecuente en los poblados de La Montaña.
“Depende, como le decía hay mujercitas que si ya tuvieron un fracaso, ya tuvieron un bebé, entonces a ellas las rematan en 70, 80 mil pesos, 100 mil pesos, pero si es una muchacha que terminó su estudio, que terminó el colegio, pues entonces cuestan hasta 180, más la fiesta, la res, los cartones de cerveza, unos 60 cartones de cerveza para que coma el pueblo y todos estén ahí contentos”, dijo Matilde Sierra, habitante del municipio de Metlatónoc, Guerrero.
Según esta costumbre, una vez acordado el precio, la familia del novio paga a sus futuros consuegros el dinero o “dote” y con eso adquiere la propiedad de la mujer.
También deben pagar los gastos de la fiesta de la boda.
Éste fue el caso de María.
“Si una muchacha le pide el hombre que se case y luego los padres piden dinero, a veces mucho, a veces poquito, a veces hay fiesta, a veces aunque no quiera la muchacha, no quiera, la venden y después cuando la muchacha o el muchacho ya no quiere estar junto se separan y luego los suegros pues le empiezan a pedir dinero, que le devuelva el dinero que gastaron con las muchachas y todo eso, así son, así hacen”, contó.
Víctimas
Organizaciones no gubernamentales defensoras de derechos humanos han documentado que en los últimos 17 años unas 300 mujeres han tenido que casarse bajo estas condiciones en esa región de Guerrero.
Con un hijo y tras vivir seis años casada contra su voluntad, entre maltratos y abusos, María decidió divorciarse de su esposo, quien no opuso resistencia.
“Mi esposo me dejó y dejó a mi hijo también y luego se fue y ya ahí pues él también decidió divorciarse de mí”, expresó.
Son sus suegros quienes ahora le exigen que pague el dinero que gastaron por ella, sin tomar en cuenta los abusos de los que fue víctima en su matrimonio.
“Fui su sirvienta o como criada porque todo el tiempo hacía el trabajo de ellos y bueno, yo decidí y mi esposo decidió divorciarse de mí y yo no le pude decir que no porque él quiso divorciarse de mí y yo también y sí, y ésa fue decisión de nosotros, pero mis suegros dicen que quieren todo su dinero porque ellos gastaron por su hijo y así hacen en la Montaña, así hacen con la nuera, tienen la costumbre de así, y a mí me pasó, pues”, expresó.
María, como otras mujeres obligadas a casarse, también fue golpeada por el padre de su hijo.
“A veces me echaba cachetada en la cara, pero no me pegaba decirlo, así de pegarme muy  fuerte, no pues, me regañaba, se enojaba, es un poco, nunca fue tan feliz, pues, un día estaba bien, otro día se enojaba así nada más porque él quiere que yo el trabajo lo haga todo el día, no debo de estar sentada porque él no fue a pedirme para que yo esté sentada en su casa, sino para hacer la comida, trabajar, hacer el aseo de la casa”, dijo.
Esta costumbre provoca indignación entre muchas  mujeres de la comunidad, quienes exigen la intervención de las autoridades para impedir que se siga llevando a cabo.
“Sí conozco algunos casos, no es mi familia, pero es personas de los pueblos que venden a sus hijas, las venden y pues no, no somos mercancía realmente, somos mujeres, pero sí he visto casos, algunos”, dijo Rosa Citlali Arias, habitante de Tlapa de Comonfort.
Con esta costumbre, las mujeres aseguran que su vida se denigra al ser compradas como si fueran animales.
“Como mujeres es algo denigrante para empezar, más allá de ser mujer creo que somos personas, no creo, somos personas, tenemos dignidad, tenemos un valor que no tiene, que no es económico y el asignarle un precio a una vida no tendría por qué pasar, entonces es algo realmente indignante, algo que como mujeres realmente nos violenta, nos agrede porque nosotros no tenemos un precio, es como si le asignáramos un precio a las personas, es como si vendieras, no sé, un pollo, compraras algún animal”, expresó  María Isabel Pichardo, vecina de la comunidad de Tlapa de Comonfort.
Incluso algunas adolescentes escapan de sus casas para evitar ser vendidas. En la cabecera municipal buscan refugio con familias y posteriormente intentan huir hacia Estados Unidos.
“Eso está muy mal, nos hace sentir mal, nos hace que nos decaigamos, yo tengo en mi casa una niña que ella salió, corrió, se fue de su casa porque sus papás la querían vender al mejor postor, se fue, estuvo con nosotros y ella lo que quiere es estudiar, trabajar, quiere salir adelante y ella la única visión que tiene ahorita es yéndose ilegalmente a Estados Unidos para poder trabajar”, contó Matilde Sierra.
Con la intervención de organizaciones sociales las mujeres luchan en contra de esta costumbre arraigada en La Montaña.
Hoy algunas de ellas han decidido brindar su apoyo a las mujeres que padecen esas circunstancias.
“Las mujeres somos, podemos y somos muy fuertes e inteligentes para llegar a lograr todas nuestras metas, nosotras mismas podemos y como mujeres ayudar a otras mujeres pues para que sigamos adelante y que esas mujeres se informen y seamos más empoderadas, como es la palabra común de aquí, de ahorita, para que la igualdad realmente se dé”, expresó Citlali Arias.
A pesar de los casos documentados desde hace casi dos décadas, activistas lamentan que  hasta el momento ni las autoridades de Guerrero ni la Federación han actuado para poner fin a esta práctica, incluso a pesar de las recomendaciones internacionales.
#Chilpancingo

Librería Educal de Chilpancingo en lucha contra la indiferencia

El establecimiento abre sus puertas a los visitantes de 10 a 20 horas de lunes a sábado, y es visitada a diario por unas 12 o 26 personas.

Por Juan Manuel Molina, 2019-05-19 12:29

Chilpancingo, Guerrero.- En cinco años de trabajo como librero, César Cabrera se muestra sombrío  cuando dice que en el mismo periodo ha vendido unos 700 ejemplares de ‘El Principito’, la novela corta más famosa del escritor francés Antoine de Saint-Exupéry.

Su lugar de trabajo, una librería Educal, es uno de los poquísimos lugares en Chilpancingo donde se pueden encontrar libros para niños, adolescentes, música, arte y literatura en general.

El establecimiento abre sus puertas a los visitantes de 10 a 20 horas de lunes a sábado, y es visitada a diario por unas 12 o 26 personas, una cifra demasiado baja, comenta el propio César.

La librería se ubica dentro del Palacio de Cultura de Chilpancingo, un edificio que permanece semi cerrado y qué actualmente atraviesa por un proceso de remodelación. Al interior del comercio son recurrentes los martilleos y sonidos de taladros.

Solo entran al establecimiento los verdaderos clientes, y aquellos que por curiosidad, observan el anuncio de Educal en color verde que se encuentra en la entrada. En el lugar, dentro de las decenas de libros, predomina un olor fuerte a polvo a causa de la remodelación.

Para César, el problema de lectura en la sociedad va más allá del costo de los libros, sino que tiene que ver con la falta de compromisos de los padres de familia y maestros, por coartar el interés de los jóvenes y niños ante un libro que no tiene caducidad.

Él mismo compara a los libros con los discos de música y películas, por su forma de venta, pues están enfocados en determinado público e interés, y en la mayoría de las veces tiene que ver por moda o la influencia de ciertas obras.

Los jueves, la librería organiza en coordinación con el Ayuntamiento de Chilpancingo, un programa de lectura llamada ‘Viva Voz’, a la que acuden varias personas constantes, sin embargo, la dificultad radica en captar nuevos públicos.

César Cabrera ubica algunos puntos que atentan contra la lectura, como lo es el asunto de piratería y el trato que la ciudadanía da a un lector, a quién se le cataloga habitualmente como una persona recluida.

Lo más solicitado entre la clientela son Juego de Tronos, una novela de George R. R. Martín; La Saga de Harry Potter, escrita por J. K. Rowling; También Las Crónicas de Narnia, de C. S. Lewis. También es buscada la crónica de Los Hornos de Hitler, escrita por Olga Lengyel.

Aún con las precariedades económicas del sistema Educal, la librería, uno de los cinco establecimientos en la ciudad, se ofrecen otras obras de autores mexicanos poco demandadas, como de Paco Ignacio Taibo II, Francisco Martín Moreno, Juan Jose Arreola y Jorge Ibargüengoitia.

#Guerrero

Niños comunitarios, una vergüenza nacional: obispo de Chilapa

El prelado lamentó que solamente con la difusión del video las autoridades estatales hayan acudido a atender la problemática.

Por Alejandro Ortiz, 2019-05-19 12:15

Chilpancingo, Guerrero.- El levantamiento en armas de un grupo de niños y mujeres comunitarios, captado en un video que ha circulado en redes, «es una vergüenza nacional» debido a la falta de voluntad política de las autoridades estatales por atender una grave situación social, criticó el obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza.

Luego de un evento en la parroquia «Nuestra Señora de Guadalupe» en Chilpancingo, el líder eclesiástico lamentó que solamente con la difusión de estas imágenes las autoridades en Guerrero hayan acudido a atender la problemática.

Desde hace dos semanas han circulado una serie de videos grabados en Rincón de Chautla, municipio de Chilapa, donde niños y mujeres sobrevivientes de enfrentamientos y desplazados por la violencia han anunciado su adhesión a la policía comunitaria para pelear con la banda delictiva Los Ardillos.

«Falta voluntad política para arreglar esos asuntos, es una vergüenza nacional y es cuando las autoridades quieren apagar el fuego pero falta más sensibilidad para los pueblos».

«Ahorita las miradas se fijaron ahí por los vídeos, pero suban la mirada un poco más a la Montaña o la Sierra donde la gente desde el 11 de noviembre no puede regresar a sus casas ¿Quién hace algo?», Cuestionó fuertemente Salvador Rangel.

Sin embargo, respecto al tema específico de Rincón de Chautla, el obispo aseguró que no se tratan de conflictos entre grupos criminales sino de un histórico conflicto por el límite de tierras y hay quienes buscan sacar ventaja de la situación.

También señaló que estos tipos de problemas, surgen por el vacío de poder de parte del gobierno estatal ya que los presidentes municipales «tienen compromisos propios» y la federación «a veces hacen actos que en vez de ayudar perjudican».

«Hay un movimiento social pero lleva cola, todo eso valdría la pena que nos apegaramos a lo que es la verdad, yo sé que andan defendiendo derechos humanos pero no es un asunto tanto de derechos humanos, son intereses de algunos grupos (…) Lo que ahí se está peleando es la tierra».

Finalmente aseguró que hay un miedo de actuación por parte de las autoridades estatales, y es que, recordó que Guerrero tiene historia en el tema de costos políticos por masacres.

«Guerrero tiene al menos dos antecedentes de Aguas Blancas, que tuvo que salir el gobernador; la desaparición de los 43, que tuvo que salir el gobernador, y aquí lo que tienen miedo que haya un brote, una masacre y aquí el costo político sería alto», puntualizó

#Guerrero

«Apantallar, fin de mujeres con armas en Chilapa»: gobierno estatal

El gobierno del estado aseguró que los consejeros de la CRAC manifestaron que el video lo grabaron con el propósito de llamar la atención.

Por Luis Jijón León, 2019-05-18 18:57

Guerrero.- El video de mujeres portando armas de fuego en la comunidad Rincón de Chautla, municipio de Chilapa, fue grabado para llamar la atención y sin la intención de aparentar que realizarían actividades propias de la policía, según el gobierno del estado es la versión que dieron los consejeros de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC).

Luego que ayer se diera a conocer el video de las mujeres armadas, este sábado acudió a la comunidad el subsecretario de Asuntos Políticos de la Secretaría General de Gobierno, Martín Maldonado del Moral, el director general del DIF-Guerrero, Francisco Solís Solís y el alcalde de Chilapa, Jesús Parra García.

En un comunicado, el gobierno del estado aseguró que los consejeros de la CRAC manifestaron que el video lo grabaron con el propósito de llamar la atención.

“Los consejeros expresaron que se realizó sin la intención de aparentar que realizarían actividades propias de la policía y aclararon que, de acuerdo con su reglamento, les permite tener mujeres en sus filas para reeducar a las mujeres que son detenidas por infracciones menores, revisión de mujeres cuando son víctimas de delitos, entre otras diligencias, propias de su género”, indica la misiva.

En cumplimento a los acuerdos con la población, comisarios y miembros de la la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias -Policía Comunitarias-Pueblos Fundadores CRAC-PC-PF, el DIF realizó una jornada social y entregó apoyos, además de anunciar compromisos para mejorar la calidad de vida de los pobladores de Rincón de Chautla y Zacapezco.

En tanto que el alcalde de Chilapa, se comprometió a la construcción aulas escolares, la gestión para alcanzar la electrificación de Rincón de Chautla, la entrega de 26 paquetes de vivienda y 200 láminas galvanizadas, que la clínica de salud en Zacapezco acceda a médicos y medicamentos, y atender a los campesinos que no lograron inscribirse en el programa de distribución de fertilizantes.

Además, anunció la donación de un terreno para que la Guardia Nacional la ocupe para albergar a los efectivos que garantizarán la paz y la seguridad de la zona, indica la misiva.