El senador Armando Ríos Piter señaló que Rogelio Ortega, en su momento, tuvo la oportunidad de negarse a ser gobernador interino de Guerrero, por lo que, en el último tramo de su gestión, debe seguir respondiendo.

Esto luego de que el jueves, el mandatario estatal sugiriera adelantar la sucesión ante la quiebra financiera que podría atravesar la administración estatal.

Recordó que Rogelio Ortega, al ser elegido como gobernador interino por el Congreso local de Guerrero, ya había señalado con honestidad lo que representaba para él el paso de la vida académica a la política.

Sin embargo, cuestionado sobre el hecho, admitió que cuando se le pidió a Ortega Martínez ser gobernador interino, este pudo haber dicho que no.

“En este asunto, me parece que él comete un error, de estar diciendo todo el tiempo que ‘a él lo llamaron’. A final de cuentas cuando a uno lo llaman tiene la oportunidad de decir que sí o que no”, explicó, en entrevista radiofónica a nivel nacional, y agregó:

“Si él dijo que sí, está en la obligación, pues, de responder en este tramo y se lo vamos a estar exigiendo de aquí hasta que en octubre entregue el cargo”, reiteró.

Respecto a si sería posible adelantar la sucesión gubernamental, el senado aclaró que los tiempos ya están definidos por Ley.

“Es imposible, los tiempos de Ley están claramente definidosy será hasta la tercera semana de octubre cuando, en tiempo y forma, se tenga que cubrir la entrega-recepción”

Sobre las declaraciones que dijo ayer, durante su reunión con la segunda comisión de la Permanente, señaló que se deben a la situación problemática por la que atraviesa el estado.

“Creo que lo que el gobernador dijo, fue en el contexto de la enorme cantidad de problemas que se tienen en la entidad. Él está haciendo una suerte de recuento de la problemática de marginación, de pobreza, del conflicto magisterial, los desafíos que tiene el tema de la reforma educativa. Pero también habló de autodefensas, del tema de violencia. Definió un escenario complejo como es el de Guerrero”.

“En ese contexto, dijo que sería mejor ‘no estar lidiando al toro’, creo que no fue una frase afortunada pero, a final de cuentas, lo hace tratando de darle una dimensión al universo de conflictos” del estado, señaló.

Comentó que Ortega Martínez refirió que tiene finanzas en riesgo del colapso y que Guerrero está al borde la quiebra, lo cual refleja la existencia de un número importante de plazas que siendo de maestros no están clara y contundentemente absorbidas por el gobierno federal, especialmente ahora que la nómina se trasladó a que la pagara la federación y que significa un boquete de recursos enorme de más de dos mil millones de pesos, lo cual pone en riesgo las finanzas estatales.

En ese sentido, comentó que este tipo de reuniones son para que se tomen decisiones y el acompañamiento federal, como en el caso de Oaxaca que tienen un problema en el tema educativo que no es exclusivo de esa entidad y se vive de igual forma en entidades como Michoacán y Chiapas.