México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó la conmemoración de los 80 años del exilio español, junto con autoridades del gobierno de España.

El mandatario afirmó que el Gobierno del entonces presidente Lázaro Cárdenas actúo para proteger a aquellos que necesitaban refugio en México.

“Nos llena de orgullo el que se haya actuado como se hizo hace 80 años para proteger a quienes necesitaban un refugio”, aseveró.

Rescató que fue el profundo amor de Cárdenas lo que motivó esta medida, llevando a cabo una política social ejemplar solidificando los anhelos de la Revolución Mexicana.

“Y lo más importante es abrir las puertas a más de 20 mil españoles que participaron en la defensa de la República en un movimiento popular, democrático, avasallado por la fuerza, por fascismo que ya asomaba su rostro siniestro y que se ensaya en la Guerra Civil Española”, relató AMLO.

López Obrador enfatizó que este tipo de acontecimientos no deben volver a pasar de nuevo.

Recordó que, con la llegada de las familias españolas, éstas aportaron mucho a México debido a su nivel académico.

“Somos un país, pero también somos ciudadanos del mundo, nos da mucho gusto eso de cualquier acto de derecho de asilo nos lleva a pensar en esta decisión del presidente Cárdenas”, agregó.

Tomando como ejemplo este acto del presidente Cárdenas, AMLO habló de la situación actual de México en asuntos migratorios y reitero su postura de la no confrontación y el respeto a los derechos humanos de los migrantes.

“Siempre vamos nosotros a tratar con respecto y a dar protección a los migrantes, porque los migrantes buscan mejores condiciones de vida y de trabajo, en muchos casos son exiliados por necesidad, por hambre o para salvar sus vidas por eso merecen todo nuestro respeto” finalizó.

AMLO entregó un reconocimiento al decano representante de los exiliados españoles en México, Fernando Rodríguez Miaja.

El secretario de Relaciones Internacionales, Marcelo Ebrard Casaubón, precisó que el Exilio Español trajo consigo ideas progresistas a toda una generación en México y puntualizó que “la causa debe ser siempre el derecho de las personas”.

En su intervención Ernesto Casanova, presidente del Ateneo Español de México dijo que hay una deuda impagable que los españoles exiliados tienen con esta, su patria adquirida.