Ciudad de México, EFE.-La era de la exploración espacial privada está comenzando. La firma Thales Alenia Space (TAS), una empresa europea conjunta entre las firmas de tecnología aeroespacial Thales y Leonardo, anunció en junio un acuerdo con la compañía Axiom Space de Houston (Texas, EU) para iniciar el desarrollo de dos elementos presurizados, que son claves para conseguir la primera Estación Espacial Comercial del mundo.

En enero de 2020, la NASA seleccionó la propuesta de Axiom para que esa compañía texana pueda unir está década sus módulos espaciales a la Estación Espacial Internacional o EEI (ISS, por sus siglas en inglés).

El acoplamiento de esos dos módulos está previsto que se produzca a partir del segundo semestre de 2024, añadiendo así una nueva estructura, denominada ‘Segmento Axiom’, que ampliará el volumen utilizable y habitable de la EEI, según TAS.

A esos primeros dos módulos, se le añadirán un tercer y cuarto módulos en 2026 y 2027, creando la estructura principal de la futura plataforma orbital de Axiom.

Cuando esté operativa tendrá capacidad para alojar a 16 astronautas en compartimentos presurizados y una capacidad para alojar cargas en ambientes no presurizados comparable a la de la actual EEI, según Axiom.

Mientras desarrolla los nuevos elementos de la futura estación espacial comercial, Axiom está organizando actualmente vuelos para astronautas, tanto oficiales como privados, a la EEI a un ritmo de hasta dos vuelos al año, con el primer lanzamiento programado para octubre de 2021.

“Esta misión es un paso importante para permitir el desarrollo de un nuevo mercado sostenible en la órbita baja terrestre, basado en destinos espaciales comerciales e independientes, para fomentar el crecimiento de una economía fuerte y competitiva para ese sector del espacio”, según Massimo Comparini, director de las actividades de observación, exploración y navegación de TAS.

El ‘Segmento Axiom’ se unirá al Nodo 2 de la EEI construido por TAS y, cuando la EEI llegue a su fecha de retirada, la nueva estructura de Axiom se separará y operará libremente como una estación espacial comercial.

La firma TAS se encargará del diseño, desarrollo, integración y pruebas de la estructura primaria y del sistema de protección frente a micrometeoritos y desechos espaciales, para los dos primeros elementos de la futura estación de Axiom que se llevarán al espacio: el Nodo 1 (Axiom Node One, AxN1) y el Módulo Habitacional (Habitation Module, AxH).

Cuando esté completados, estos elementos se enviarán a las instalaciones de Axiom en Houston, para que se les integre el resto de su equipamiento y sistemas, y reciban la certificación de vuelo previa a su envío a la base de lanzamiento, desde donde serán transportados, mediante un cohete y una cápsula de SpaceX, hasta la órbita baja donde se acoplarán a la EEI.

TAS suministra elementos presurizados y componentes de última generación para la EEI, como los Nodos 2 y 3, que son módulos de soporte vital; la parte presurizada del laboratorio europeo Columbus; el Módulo de Logística Multiuso (MPLM); el Módulo Logístico Permanente (PPM); la ‘Cúpula’ (observatorio y puesto de control de la estación); así como el módulo de carga ATV y la nave para transporte de suministros Cygnus.

“La estructura de la Estación Espacial Internacional ofrece una base ya experimentada, probada, segura y fiable, a pesar de su enorme complejidad técnica, para construir la siguiente etapa de la presencia humana en órbita baja terrestre: dos primeros módulos de la Estación Espacial Comercial Axiom”, según Michael Suffredini, director ejecutivo (CEO) de Axiom y exjefe del programa EEI en la NASA entre 2005 y 2015.

Axiom anunció en marzo de 2020 que está planificando la primera misión espacial tripulada totalmente privada a la EEI, para la cual contrató con la compañía de transporte aeroespacial SpaceX un vuelo de la nave espacial ‘Crew Dragon’, que transportará a un comandante entrenado por Axiom y a tres astronautas privados hasta la EEI y luego de vuelta a la Tierra.

La cápsula espacial ‘Crew Dragon’, que despegó propulsada por el cohete Falcon 9, también de la firma privada SpaceX, transportó el pasado 31 de mayo a los astronautas de la NASA, Douglas Hurley y Robert Behnken, a la EEI, atracando en el módulo Harmony (Nodo 2), en la misión Demo-2, considerada como el inicio de las misiones comerciales al espacio.

SpaceX estrega entregando carga a la Estación Espacial Internacional desde 2012 en asociación con la NASA, y Demo-2 fue el primer vuelo en el que transportó astronautas.

La misión que está organizando Axiom para el segundo semestre de 2021, permitirá a una tripulación privada vivir a bordo de la EEI y experimentar la microgravedad y disfrutar unas vistas de la Tierra que solo se pueden apreciar plenamente desde la gran estación, que da una vuelta alrededor del planeta cada 90 minutos a unos 400 kilómetros de altura.

El servicio de Axiom para esta misión, de dos días en tránsito y al menos ocho días a bordo de la EEI, incluirá capacitación, planificación, desarrollo de equipamiento, soporte vital, asistencia médica, provisiones para la tripulación, certificaciones de seguridad, operaciones en órbita y gestión general.

"Esa primera misión para una entidad comercial marcará un momento decisivo en la marcha hacia el acceso universal y rutinario al espacio, y será la primera de muchas “misiones precursoras” a la EEI, tripuladas y administradas por Axiom Space", señala Suffredini.

"Ahora, las misiones con tripulación privada tendrán un acceso sin precedentes a la estación espacial, lo que fomentará la comercialización del espacio y ayudará a marcar el comienzo de una nueva era de exploración humana", destaca el presidente y director de operaciones de SpaceX, Gwynne Shotwell.