México. Notimex.- El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que en las pasadas administraciones se creaban oficinas para simular la atención a grupos vulnerables, en beneficio de pocas personas y con mucho gasto administrativo, por que ya firmó un documento para que no se transfieran recursos a organizaciones sociales, sino que sea apoyo directo a los beneficiarios.

En conferencia de prensa, el mandatario detalló que en las dependencias existían oficinas que "eran una manera de simular que se atendían los problemas de los grupos vulnerables, de la gente necesitada, pero era pura simulación, el gobierno estaba convertido, en el mejor de los casos, en una universidad, todo era testimonial, todo era de laboratorio, experimental, era para tener un programa en beneficio de pocas personas y con mucho gasto administrativo".

Puntualizó que se está terminando con esta simulación y ahora son menos los programas, pero con un impacto general colectivo, en donde al apoyo le llegue a todos, "y que el gobierno no esté ensimismado porque el presupuesto se lo consumía el mismo gobierno".

Agregó que se reduce considerablemente el gasto de dichos organismos, que al igual que los autónomos, son lo mismo, "una gran farsa".

Aseguró que existen indicios de que el presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), Guillermo García Alcocer, incurrió en conflicto de interés, en donde la cuestión de fondo es el engaño al pueblo de México, haciendo creer que se necesitaban instancias autónomas, de expertos independientes, porque el gobierno no podía atender dichos asuntos, pero afortunadamente, ahora se están venciendo los plazos de algunos de sus integrantes "y se van a limpiar, a purificar estas instancias que estaban al servicio de intereses particulares".

López Obrador precisó que está en marcha un plan para sacar adelante la industria petrolera y eléctrica trabajando de manera coordinada con el sector privado, nacional y extranjero, se terminará con abusos y se eliminarán aquéllos aspectos que conducían a la corrupción, "o a hacer negocios jugosos sólo para particulares y malos negocios para la nación".

El Ejecutivo federal expuso que en los casos en donde existan denuncias y procesos abiertos relacionados con presuntos abusos de integrantes del clero, seguirán adelante, pero sin que exista confrontación con ninguna iglesia: "No queremos confrontarnos con las iglesias, así de claro, necesitamos la unidad nacional, estamos por la reconciliación, desde luego si hay un proceso legal, no podemos taparlo, no podemos ser cómplices", insistió.

Anunció el cierre de la Colonia Penal Federal Islas Marías, para convertirla en un centro para las artes, la cultura y el conocimiento del medio ambiente.

Precisó que en esa prisión federal, establecida desde 1905, hay a la fecha 600 internos de baja peligrosidad, de los cuales 200 quedarán en libertad en los próximos días. Los otros 400 reclusos serán reubicados en centros de readaptación social que estén cercanos a sus lugares de origen y a sus familias.

"Los seres humanos no son malos por naturaleza, son las circunstancias las que llevan a algunos a tomar el camino de las conductas antisociales", afirmó López Obrador, quien precisó que en el país debemos tener más escuelas y menos cárceles.

Subrayó que ahora esa región natural se transformará en un centro para las artes, la cultura y el conocimiento, principalmente del medio ambiente, ya que es uno de los lugares más bellos del país, donde la niños y jóvenes podrán realizar visitas y campamentos, al tiempo que conocerán la historia del lugar.

Indicó que este lugar será una especie de homenaje en particular a José Revueltas, quien estuvo preso en ese sitio, y a Nelson Mandela, así como a los derechos humanos y a los presos del mundo, además, de que se buscarán los mecanismos para que los menores tanto de escuelas privadas como públicas puedan disfrutar de ese destino y que a los educandos de instituciones públicas no se les cobre por estas visitas.

Tras firmar el decreto por el cual las Islas Marías dejarán de ser una prisión, López Obrador manifestó que aquellos trabajadores de la isla también serán reubicados y enfatizó que el cierre de esta prisión también contribuirá al entendimiento de que dichos modelos de castigo deben ir desapareciendo.