Cuernavaca, Morelos.- Alejandro Vera Jiménez, exrector de la UAEM, dijo que analiza la propuesta que le hizo Jesús Escamilla, dirigente del Partido Humanista en la entidad, de ser el candidato a gobernador de ese instituto político.

La mañana de este miércoles, el también diputado local ofreció una conferencia de prensa en la que informó que desde hace varios días estaba programado hacer público el ofrecimiento a Vera.

En su casa, donde está arraigado por orden de un juez, Vera Jiménez concedió una entrevista en la que dijo que analiza si acepta o no el ofrecimiento del Humanista.

“Yo estoy recibiendo una invitación pública que ya hizo el diputado Escamilla del Partido Humanista, me parece un planteamiento honorable, me parece que él ha dado una pelea importante en el Congreso denunciando los focos de corrupción que hay ahí y estoy valorando y la verdad me honra mucho que me hagan esa propuesta ellos”, expresó el ex rector.

Vera fue detenido la tarde del martes en un restaurante del norte de Cuernavaca, acusado de cometer el delito de abuso de confianza.

Tras ser detenido, el exrector fue trasladado a las instalaciones del Cereso Morelos, en la comunidad de Atlacholoaya, en Xochitepec, donde estuvo privado de la libertad alrededor de siete horas.

Poco después de las 22:00 horas Vera Jiménez salió de la cárcel tras dictarse en su contra el arraigo domiciliario, pues el delito que se le acusa no es considerado grave.

El exrector, quien acusa que es víctima de una persecución política por parte del gobierno de Graco Ramírez, dijo que sí participará en la contienda electoral venidera, pero que lo hará en alianza con quienes respalden la agenda que impulsó desde la Máxima Casa de Estudios de Morelos.

“Voy a participar y voy a asumir un posicionamiento muy claro y con aquellos que quieran toma nuestra agenda, la agenda de las víctimas, de los derechos humanos, la agenda de los derechos de los pueblos, de los derechos de tantos grupos y sectores sociales, pues seguramente con ellos estaré buscando acercarme, con ellos estaré buscando acercarme, buscando yo hacer alguna alianza no formal”, dijo.

Sobre su detención, el ex rector expresó que forma parte de la venganza política de Graco Ramírez por haber respaldado, desde la Universidad, las luchas de los oprimidos de Morelos.

“Venganza por nuestro posicionamiento ético, político, por nuestra posición crítica como una Universidad Autónoma que buscó jugársela del lado de los pueblos, del lado de las víctimas, del lado de los sectores sociales más oprimidos y por el otro lado una persecución pues porque yo tengo un claro posicionamiento, reconocimiento social y piensan que yo puedo disputarles el poder y a ellos les interesa construirse un estado de impunidad”, expresó.

La entrevista fue concedida en la casa del rector, en el Municipio de Emiliano Zapata, pues por órdenes del juez de control y juicio oral no puede salir de ella en tanto no se resuelva su situación jurídica en la audiencia de vinculación a proceso que se llevará a cabo el próximo lunes.