México.- El Subcomandante Galeano, antes Marcos, líder del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), afirmó que “las ‘malas decisiones’ que un sector de la derecha des-ilustrada, achaca al gobierno de la Cuarta Transformación (la cantaleta de la cancelación del aeropuerto en Texcoco), no tienen nada que ver” con la crisis económica mundial “que se viene”.

En un extenso texto que titula La Crisis y las responsabilidades, Galeano dice que cualquiera de los candidatos presidenciales que hubiera ganado, José Antonio Meade, Ricardo Anaya o Jaime Rodríguez, El Bronco, “se hubiera tenido que enfrentar a ese ‘entorno mundial adverso’ (así dicen los Think Tanks del gran capital) y salir derrotado y buscando culpables, y todos lo hubieran hecho y estarían haciendo lo que hace el gobierno actual: mentir y maquillar”.

Todos, como el actual supremo, “basarían su plan de gobierno en el dinero. Sus discrepancias están en que el supremo piensa que con lo del ficticio “combate a la corrupción”, basta y sobra hasta para colgarse medallas de otros, otras, otroas. ‘Pero la 4T no roba’, alegarán. Pero aún ahí, para todos esos amantes de los matices, hay niveles”.

“La consigna subyacente de ese fragmento de la derecha realmente existente, que se siente despechado y engañado, sería: ‘estaríamos mejor sin López Obrador’, y suena, además de poco original, falsa”.

El líder zapatista señala que “el balance hasta ahora, es que hubiera dado lo mismo que quedara uno u otro u otra: Hubieran iniciado festejándose a sí mismos; hubieran declarado solemnemente que un nuevo ciclo de esperanza, trabajo y bonanza iniciaba para el territorio que se encuentra al sur del Río Bravo y al occidente de Guatemala y Belice: hubieran repartido las mismas limosnas aunque con otro nombre”.

Galeano critica el trato que el gobierno mexicano da a los migrantes y el “modo y el tono servil y rastrero frente al gobierno norteamericano”. De eso dice, hablará luego.

Pero señala que no recuerda a un gobierno federal que se haya portado, públicamente, tan indigno con un gobierno extranjero. ¿El supremo tiene el aval de una consulta a mano alzada en un lugar donde repartió apoyos? Bueno, si ése es su argumento para ‘matizar’, suerte”.

El líder zapatista se refiere en el texto a “la derrota del laicismo”, y afirmar que “desde que el Salinas malo, Carlos Salinas de Gortari, en acuerdo con el alto clero católico, abrió las puertas para que la religión diera sus primeros pasos en asuntos de Estado, pasando por el hacerse pato de Zedillo, las genuflexiones de Vicente Fox, el mocho de Felipe Calderón y el uso mediático de Peña Nieto, la militancia religiosa del supremo actual es indefendible. Y es algo que, lo que queda de Nación, habrá de pagar muy caro… y no a los plazos cómodos de las tiendas Elektra”