México.- Luego de que el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) se pronunciara en contra de la construcción del Tren Maya en el sur del país, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que el movimiento no tiene toda la información y que el proyecto beneficiará a las comunidades indígenas.

“No tiene toda la información, no se va afectar a las comunidades indígenas en nada. Al contrario, se está beneficiando a los pueblos indígenas como nunca se había hecho”.

El mandatario consideró que mientras antes se respetaba a los indígenas muertos y se les utilizaba en la política, sin atender el problema de la pobreza y la marginación, ahora se les da apoyo y se trabaja por ellos.

“Puedo decir que las comunidades indígenas están recibiendo apoyos como nunca. No tengo ningún problema de conciencia, al contrario, puedo decir que llevo más de 40 años trabajando por los pobres y por los indígenas. Empecé a trabajar como servidor público desde 1977 en comunidades indígenas. Hace 42 años y hay constancia de ello y ahí aprendí a trabajar por los indígenas”, señaló durante su primera conferencia de este 2020.

López Obrador enfatizó en que se respetará y atenderá a las comunidades indígenas y que no habrá una respuesta violenta o autoritaria por parte de su gobierno.

Este miércoles, al cumplirse 26 años del levantamiento del EZLN en Chiapas, el subcomandante Moisés señaló que los proyectos del gobierno encabezado por la presente administración traen consigo la destrucción de la naturaleza y de los pueblos originarios.

“La bestia (capitalista) se zampa de un bocado pueblos enteros, montañas y valles, ríos y lagunas, hombres, mujeres”, dijo.

Los zapatistas denunciaron una “simulación” a las consultas que dieron luz verde a la construcción de la megaobra, pues afirmaron que no se tomó en cuenta la opinión de las verdaderas comunidades indígenas y el permiso que pidió López Obrador a la Madre Tierra.

“Hace un año, en diciembre de 2018, el capataz que ahora manda en el lugar que se llama México, hizo una simulación de que pidió permiso a la Madre Tierra para destruirla, entonces siguió una cuantas personas disfrazadas de indígenas y le pusieron a la Madre Tierra un pollo, trago y tortillas. Así cree el capataz que la Madre Tierra le da su permiso para matarla y hacer un tren que debería llamarse como su familia del capataz”, mencionó en su discurso el líder guerrillero.