La principal facción kurda en Siria, el Partido de la Unión Democrática (PYD) y otras dos organizaciones kurdas declararon un sistema federal en zonas bajo su control en el norte sirio, pese a las críticas y rechazo del gobierno de Damasco y la oposición.

La nueva región federal kurda funcionará como una administración “autónoma” en tres enclaves limítrofes con Turquía: Afrin y Kobane, en la provincia de Alepo, y Jazira, en Hassakeh, y en zonas árabes y turcomanos capturadas por el grupo extremista Estado Islámico (EI).

La federación kurda fue instaurada tras dos días de reuniones de líderes del Partido de la Unión Democrática (PYD, por su siglas en árabe) con delegados de diferentes comunidades kurdas en el norte del país.

Representantes de las comunidades kurdas, árabes, asirias y otros grupos étnicos se reunieron en la ciudad de Rmeilan, en la norteña provincia siria de Hassakeh, para discutir la unión de tres áreas autónomas de kurdos e instaurarlas en un sistema federal.

Idris Nassan, kurdo sirio y ex líder del PYD, dijo que la nueva federación kurda significa “ampliar el marco de la autonomía administrativa” en el norte de Siria, según un reporte del canal de televisión árabe Al Yazira.

La federación kurda fue instaurada pese al rechazo del gobierno del presidente Bashar Al Assad, que la desestimó y calificó como ilegal, y uno de los bloques de la oposición siria, la Coalición Nacional Siria, que la considera unilateral.

Poco después de oficializarse la federación, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Siria emitió un comunicado en el que advirtió que actuaría contra “cualquiera que se atreva a socavar la unidad de la tierra y la gente de Siria bajo cualquier título”.

“La creación de una unión o un sistema federal... contradice la Constitución siria y todos los conceptos nacionales y las resoluciones internacionales”, destacó la declaración oficial de la cancillería.

La opositora Coalición Nacional Siria también rechazó la declaración unilateral y advirtió sobre cualquier tentativa para formar regiones autónomas, ya que considera que “confiscan la voluntad del pueblo sirio” y podrían alentar el separatismo, e incluso entre la minoría kurda.

Las comunidades kurdas de Siria controlan eficazmente unos 400 kilómetros de territorio a lo largo de la frontera ente Siria y Turquía desde el río Éufrates hasta la frontera con Irak, donde los kurdos iraquíes han disfrutado de autonomía desde la década de 1990.

Notimex