México.- Las autoridades judiciales han detectado la operación de grupos de imitadores del cártel de la Unión de Tepito en el Centro Histórico de la Ciudad de México, de tres a cuatro denuncias por semana recibe la Fiscalía Antisecuestro de la Procuraduría capitalina.

Dos alcaldías son las preferidas por los imitadores para realizar extorsiones en nombre de La Unión Tepito: Cuauhtémoc y V. Carranza.

El Fiscal Especial de Investigación para la Atención del Delito de Secuestro Denominada Fuerza Antisecuestro (FAS) de la Procuraduría Capitalina, Willy Zúñiga, informó sobre este modus operandi en el que grupos de personas tratan de aprovecharse del miedo que el nombre La Unión de Tepito genera para intimidar a los empresarios.

Es el grupo que ahorita está mencionándose mucho, es el que nosotros tenemos muy latente. Las denuncias que hemos tenido en años anteriores han sido de otros grupos. Según el grupo criminal que esté mencionándose más, es el nombre que asumen para obtener su lucro”, abundó el Fiscal de la Fuerza Antisecuestro.

Aunque muy pocos caen, Zúñiga dijo que este grupo delictivo ha elevado las denuncias por extorsión principalmente en las alcaldías Cuauhtémoc y Venustiano Carranza.

Cuatro denuncias semanales se presentan contra el Cártel de Tepito por el delito de extorsión, según reportes de la PGJ

Sin embargo, en las aprehensiones que han realizado, se ha comprobado que los detenidos no tienen relación alguna con el Cártel de Tepito y sólo aprovechan el miedo de la pugna entre las mafias locales que se vive en el corazón de la ciudad.

Bajo este modus operandi se presenta de tres a cuatro denuncias semanales, muchas de esas no logran ser consumadas por la cercanía que tenemos la policía de investigación con las víctimas y también con la Secretaría de Seguridad Pública capitalina”, argumentó el funcionario.

Zúñiga Castillo dijo que estos grupos también intimidan a la gente usando fotografías de las víctimas y sus familiares que bajan de las redes sociales y con ello, influyen en el ánimo y a través de la violencia logran obtener dinero.

Lo que hacemos es obtener información de las zonas, compararlo con los datos, operar en flagrancia para lograr detenciones o tener elementos para integrar una carpeta para las órdenes de aprehensión”, finalizó.