La falta de agua potable en colonias de la ciudad de Chilpancingo se debe a una incorrecta distribución y no por escasez, justificó el síndico procurador de ese municipio, Miguel Ángel Hernández Gómez.

De acuerdo con el síndico, fontaneros incurren en una “irresponsabilidad” sobre la distribución del agua porque no abren las válvulas como se establece en el calendario de la Comisión de Agua Portable y Alcantarillado de Chilpancingo (Capach).

“Se tiene una deficiencia en el trabajo de los fontaneros que no abren y cierran las válvulas conforme lo marca el calendario de Capach”, dijo.

Hernández Gómez sostuvo que en Chilpancingo hay agua por acciones de los tres niveles de gobierno, entre ellos la aportación de 700 millones de pesos del gobierno federal  para el mejoramiento de la red de agua y el bombeo de agua de los pozos que abasten a la capital.

“Sí, hay un problema de estiaje, se ha disminuido el agua en los mantos freáticos pero la lluvia de hace algunos días generé una recarga (…) agua hay, el problema lo tenemos en la distribución”, reiteró.

Por lo que el funcionario municipal solicitó a los presidentes y representantes de colonias que informen al ayuntamiento si han tenido problemas de abastecimiento de agua para realizar acciones y “corregir el problema”.

Además, aceptó que hay colonias que han padecido de desabasto de agua por periodos de hasta dos meses.

“Hay zonas en las que se recibe abasto cada ocho días y en algunas colonias tarda hasta dos meses, entonces la idea es que todos los ciudadanos de Chilpancingo tengan el agua con la misma frecuencia”, explicó.

Para ello dijo que en las redes sociales del gobierno municipal se están publicando los roles de abato del agua e insistió en que en las colonias donde no se respete este rol lo denuncien ante el municipio para tomar cartas en el asunto.

Por último, el síndico descartó que el Cabildo de Chilpancingo tenga la intención de privatizar la Capach, como planteó al inicio de su administración el alcalde Marco Antonio Leyva Mena.