Guerrero.- En el Congreso de Guerrero, la bancada del PRD le recordó al gobernador que lograr la paz fue uno de los planteamientos centrales de su campaña por la gubernatura, y urgió que asuma su “responsabilidad impulsando acciones y la coordinación efectiva con el gobierno federal para que se establezca una estrategia integral de seguridad pública, con la participación efectiva de los 81 municipios”.

A nombre del PRD intervino el diputado Bernardo Ortega Jiménez, quien resaltó que en 2018 y 2019, por lo menos cinco mil 56 personas en Guerrero han tenido que abandonar sus hogares resultado del desplazamiento forzado que ha sido más representativo en las comunidades de la sierra de Guerrero, de manera principal en Leonardo Bravo.

Los desplazados Leonardo Bravo dijo, se vieron obligadas a trasladarse a la Ciudad de México para demandar atención ante la falta de respuesta por las dependencias estatales.

El PRD sostuvo que prevalecen las condiciones de inseguridad y violencia que detonaron el desplazamiento forzado de las familias, por lo que es urgió que el gobierno del estado busque la colaboración efectiva de los tres órdenes de gobierno, con programas y acciones para recuperar la tranquilidad y la posibilidad de las familias desplazadas, de proseguir su vida con normalidad.

Otro problema latente que consideró el PRD, es el de las policías comunitarias, que debido a una reforma legal que esta impugnada de inconstitucionalidad por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, no se ha podido regular su actuación.

Poniendo en evidencia la ausencia de acciones de prevención y vigilancia de los órdenes de gobierno en las regiones de Guerrero, producto de la nula efectividad de la política en materia de Seguridad Pública, por lo que es urgente y necesaria una mediación política.

Bernardo Ortega recordó que siguen sin resolver los crímenes políticos que no se han resuelto, así como una verdadera intervención del Estado en la búsqueda de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

En materia de salud, Bernardo Ortega dijo que no se informó nada respecto de la falta de suministro de medicamentos en los hospitales y centros de salud, “36 muertes maternas no se le hace un número elevado para Guerrero, ¿Qué se está haciendo al respecto? Esto es una muestra que nuestra Entidad sigue en los últimos lugares en materia acceso a la salud”.

El PRD dijo a Astudillo que gobernar Guerrero en medio de la transición de un régimen político que no acaba de irse, y uno nuevo que no acaba de definirse, pero cuyos rasgos dejan saldos de inconformidad por el trato que se le ha dado a Guerrero, requieren de una gran dosis de compromiso, pero también de firmeza.

“Las reglas cambian, pero no las necesidades, ni los reclamos de la gente, y esto lo comprobamos a lo largo de este año, donde se expresó una gran movilidad social, por efecto de la cancelación de programas federales o la mala ejecución de otros”, dijo Ortega.

Sostuvo que el grupo PRD es una oposición que no voltea la mirada, no evade hacer cuestionamientos, que permitan hacer visibles las fallas de la buena o mala marcha del gobierno, pero todo, a través del diálogo y la coordinación.

“Tenemos firmeza en nuestros principios como partido de izquierda, que nos dan claridad en las definiciones y posicionamientos en las diferentes circunstancias que vive y vivirá Guerrero”, resaltó.