Ciudad de México.-Otra estrella empieza a brillar en el firmamento del coronavirus. La vitamina D acaba de emerger con potencia inusitada en una serie de informes que aparecieron en cadena en al menos tres de los más importantes medios científicos del mundo, todos ellos, advirtiendo el valor y consecuencias de su presencia o no en los pacientes. Su deficiencia está asociada con reacciones inflamatorias y disfunción inmune por lo que predispone a los individuos a infecciones severas.

Uno de los estudios publicado por ClinOwl, plataforma especializada en el descubrimiento de contenido para profesionales de la salud, explica las diferencias que hay entre distintos grupos de población en cuanto a la susceptibilidad, gravedad y mortalidad del coronavirus. La investigación, sostiene que esta deficiencia posiblemente explica la mayor tasa de mortalidad entre personas diabéticas, hipertensas y los adultos mayores. La deficiencia grave de esta vitamina está relacionada con la coagulopatía asociada a COVID-19, según expresa el documento.

Esta vitamina produce efectos antivirales por mecanismos tanto directos como indirectos. Mientras que su deficiencia puede aumentar la probabilidad de infección por virus como el retrovirus, la hepatitis y el dengue. Esta vitamina ayuda además al metabolismo óseo, la autorregulación del calcio y las funciones del sistema inmune.

Otro informe de la prestigiosa revista científica JAMA ha descubierto que el tratamiento con vitamina D reduce la incidencia de infecciones virales del tracto respiratorio, especialmente en pacientes con deficiencia de este compuesto. Aunque el grupo de especialistas de la Universidad de Chicago que estuvo a cargo de la investigación, dice “desconocer si la vitamina D está asociada con la incidencia de la enfermedad por coronavirus”. Aún así, su conclusión indicó que “el estado de vitamina D probablemente deficiente se asoció con un mayor riesgo de COVID-19”.

De hecho, se conoció hoy que un equipo de médicos y científicos de Mendoza y Buenos Aires que se dedicará a vincular la vitamina D con el COVID-19 es uno de los 64 trabajos que obtuvieron un subsidio de la Agencia de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i). Según declaró a Infobae uno de los médicos integrantes del equipo, el doctor Walter Manucha, se cree que “si se le dan altas dosis de vitamina D durante un tiempo a la gente que está en un estadío intermedio de la enfermedad -no la que está muy grave-, hará que el paciente evolucione en forma positiva, que no se agrave y se reduzcan las chances de ir a una terapia intensiva y ocupar un respirador”. Esa será la hipótesis de trabajo del grupo.

El nobel estudio de los profesionales de Chicago -publicado en JAMA- proporciona la primera evaluación de la asociación de la deficiencia de vitamina D y el tratamiento potencialmente insuficiente con la prueba positiva de COVID-19. El análisis multivariable sugiere que las personas que probablemente tuvieran niveles deficientes de vitamina D en el momento de la prueba de COVID-19 tenían un riesgo sustancialmente mayor de dar positivo por COVID-19 que las personas que probablemente tuvieran niveles suficientes.

El hecho de que no se haya encontrado que los pacientes con niveles deficientes de última vitamina D que recibieron un tratamiento aumentado tuvieran un mayor riesgo de COVID-19 en comparación con los pacientes con un nivel probable de vitamina D suficiente puede sugerir un efecto protector del tratamiento, pero los intervalos de confianza en las tasas estimadas para estos los grupos son demasiado amplios para excluir la posibilidad de ningún efecto del tratamiento.

“Nuestros hallazgos sobre el mayor riesgo de dar positivo en la prueba de COVID-19 con un estado de vitamina D probablemente deficiente en comparación con un estado probable de vitamina D suficiente contrasta con los hallazgos de un estudio reciente de un grupo de profesionales de Instituto de Salud de Glasgow en Inglaterra”, dijo David O. Meltzer, a cargo del grupo de médicos de Chicago.

Ese artículo examinó la asociación entre la deficiencia de vitamina D y la prueba positiva de COVID-19 en el Biobanco del Reino Unido y no encontró una estadísticamente significativa. Sin embargo, los niveles de vitamina D estudiados estaban entre 10 y 14 años antes del diagnóstico de COVID-19, y el análisis no controló el tratamiento después de evaluar los niveles. “Cuando examinamos nuestros datos limitando los niveles de vitamina D a aquellos que estaban más distantes o no tenían en cuenta el tratamiento, también encontramos asociaciones más débiles de niveles deficientes de vitamina D con pruebas positivas para COVID-19”, concluyó Meltzer.

Los resultados coincidentes plantean la consideración de si el tratamiento para la deficiencia de vitamina D está asociado con reducciones en el riesgo de COVID-19. Dado que la deficiencia de vitamina D puede aumentar por muchos factores que podrían estar asociados con el riesgo de COVID-19, incluida la edad, la obesidad, la diabetes y las enfermedades crónicas en general, las asociaciones observadas de la vitamina D con los resultados en casi cualquier estudio observacional pueden no reflejar con precisión cualquier efecto causal potencial de la vitamina D sobre los resultados.

No obstante, el análisis expuesto en los documentos controla muchos de estos factores, y la idea de que unos niveles adecuados de vitamina D podrían prevenir el COVID-19 está respaldada por el metanálisis de ensayos clínicos aleatorios .que encontró que el tratamiento con vitamina D de personas con deficiencia de vitamina D puede reducir otras infecciones respiratorias virales, entre las cuales los coronavirus son organismos causantes comunes.

Aunque ese metanálisis sugiere beneficios de la suplementación con vitamina D en personas con deficiencia de vitamina D, también informa efectos más pequeños pero estadísticamente significativos de la suplementación incluso en personas cuyos niveles de vitamina D son suficientes según los estándares actuales. Este hallazgo es importante porque esos estándares se basan en gran medida en las necesidades de la salud ósea, ya que no se conocen las necesidades de la función inmunológica. Estos datos sugieren que los ensayos clínicos aleatorios con dosis variables de vitamina D pueden estar justificados en poblaciones con y sin deficiencia de vitamina D para comprender si la vitamina D reduce el riesgo de COVID-19.

Los bajos costos de la vitamina D y su seguridad general, al menos en dosis de hasta 4000 UI por día, respaldan los argumentos a favor de la suplementación a nivel de población, tal vez para dirigirse a grupos con alto riesgo de deficiencia de vitamina D y / o COVID-19. La prueba de los niveles de vitamina D puede ser una herramienta importante para orientar los tratamientos, y la disponibilidad de pruebas caseras de bajo costo para la vitamina D puede ser valiosa dados los beneficios del distanciamiento social en COVID-19.

“Si la vitamina D reduce la incidencia de COVID-19, es tentador considerar si podría reducir la transmisión de COVID-19. La vitamina D fortalece la inmunidad innata, por lo que se podría esperar que disminuya la infección y transmisión de COVID-19”, sentenció el equipo médico de Chicago.