México. México.- Todo comenzó con una oración, de ahí salieron los acuerdos para una reunión en Bavispe, Sonora a inicios de enero próximo, la puesta en marcha de un plan piloto que dé mayor seguridad a los municipios y el compromiso de informar todo lo relacionado con el ataque a las familias LeBarón y Langford.

A los LeBarón, y a la comunidad mormona en general, les ha tocado cada 10 años sufrir pérdidas violentas de miembros de sus familias mexicoamericanas asentadas en los estados de Sonora y Chihuahua.

Las revelaciones tras la reunión en Palacio Nacional con el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien estuvo acompañado de parte de su gabinete, incluyen la detención de presuntos responsables de la masacre, entre ellos, la persona que grabó el video mientras ocurría el ataque contra 17 personas, tres mujeres y el resto niños, que dejó nueve víctimas mortales -entre ellos seis menores- y cuatro heridos.

Los niños heridos aún están en recuperación pero ya fueron dados de alta de un hospital de Phoenix, Arizona, en Estados Unidos; uno de ellos tiene la mandíbula con sujetadores porque un balazo le destrozó la boca, otro de los pequeños con heridas en el pecho todavía sigue siendo atendido.

Y el viudo de Rhonita LeBarón, una de las víctimas mortales junto con cuatro de sus niños, Howard Miller, optó por quedarse trabajando en Dakota del Norte y llevarse a sus tres pequeños sobrevivientes, los únicos hijos que le quedan después de la masacre del cuatro de noviembre pasado cerca de La Mora, Sonora.

“Él no ha querido venir -dice Adrián respecto a su yerno-, mejor se llevó a sus niños, duerme con ellos y los abraza por las noches, después de trabajar”, menciona que Rhonita era la única esposa de Howard, pues ella no aceptaba la práctica de la poligamia y constituían una familia unida junto con sus siete descendientes.

ataque a familia LeBarón

“Fue un subprocurador, y nos dio un informe muy preciso: pusieron el video y nos dijeron de dónde lo agarraron (…), es de donde estaban desde el cerro y acribillaron a mi hija, todo se ve. Hay un video donde, así no (sic) los cuentan, yo no lo he visto -aclaró-, donde la persona que lo está grabando está atrás de los que están atacando, pero cuando empieza el video, ya sólo están disparando uno que otro, pero llegan a donde estaba mi hija acribillada, la rodean, y grita el jefe: quémenla!”, expresa el padre de Rhonita.

Para Adrián LeBarón, padre de cinco víctimas, el que la Fiscalía General de la República tenga en su poder ese video significa que se está avanzando en las investigaciones. “Ese video existe y en ese video están agarrándole la cola al problema”, aseguró.

También mencionó que los teléfonos de su esposa y de él mismo fueron entregados a los agentes de la Oficina Federal de Investigaciones, FBI, quienes estuvieron en La Mora haciendo el trabajo de cooperación con el gobierno mexicano.

En esos teléfonos están las fotografías de cómo quedaron los cadáveres de las víctimas acribilladas, los tres vehículos donde viajaban, incluso la camioneta quemada en la que estaban los cuerpos de su hija y sus nietos, que terminaron calcinados.

En la reunión con el presidente tomó la palabra Shalom Tucker de LeBarón, quien está inconforme con el tratamiento oficial a la situación que la dejó sin una hija y cuatro nietos.

“Mi esposa sí les dijo ´yo no me conformo con eso, yo quiero saber quién dio la orden de más arriba, de que se trató esto, porque a no nos vamos a conformar con eso´. Pero nos dijeron que están con la investigación, que están dando y dando y dándole”, indicó Adrián.

Las visitas de LeBarón Soto a la Ciudad de México siempre han estado marcadas por la tragedia, explica mientras camina por el primer cuadro de la capital mexicana, al término de la reunión este lunes con Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, tras la reunión con el presidente López Obrador.

“Parece ser que venimos cada que hay una muerte, puede ser metafóricamente, pero yo ya he venido por tres o cuatro muertes. Yo por culpa de la muerte de Benjamín (LeBarón) vine, y me llevaron a ver al Procurador General de Justicia de la Nación (sic) cuando asesinaron a Benjamín y a Luis Carlos (Widmar Stubbs), entonces yo sí sé a dónde ir…”, relata en alusión a los hechos ocurridos el 7 de agosto de 2009.

“Porque yo no creo que esta culpa es ni cerquitita de Andrés Manuel López Obrador, es de las instituciones y todo, está muy difícil esta situación: yo sí creo que Andrés Manuel puede empezar resolver ciertas situaciones, pero yo no puedo echarle la culpa, al contrario, yo estoy listo para cooperar”, dijo convencido.

Indicó que para lograr cambios en materia de seguridad se hace necesario acudir directamente a Palacio Nacional.

“Seguro convino salirse del rancho, y venir a hacer algo, yo siento que sí valió la pena venir, pero yo no soy suficiente educado, porque yo todavía está todo por verse. Hablamos de proyectos. Entonces esta cosa esta moviéndose y pues yo en ese sentido estoy contento”, expuso.