#A sangre fría

Familiares buscan a sus desaparecidos en testimonios de niños sicarios

Además de ser expuestos a la violencia de la “guerra del narco”, los menores participan de ella cada vez más, se han convertido “en la nueva infantería del narcotráfico”.

Por Redacción, 2019-03-15 13:17

México.- La presencia de una tirolesa y vivaces payasos convirtieron la cancha gris de básquet del pueblo mexicano de Escuchapa en un circo. En la localidad, ubicada en el violento estado de Guerrero, los chicos viven entre la despreocupación de la infancia y la brutalidad del mundo a su alrededor.

Hay un objetivo sombrío detrás de la diversión de este circo: con un lenguaje lúdico, sus participantes –familiares de desaparecidos– recurren desesperados a los más pequeños en busca de pistas para dar con sus seres queridos.

Escuchapa, una empobrecida localidad de unos 600 habitantes, forma parte de la larga lista de lugares en México devastados por la espiral de violencia y desapariciones que se desencadenaron en 2006, cuando el gobierno militarizó la guerra contra el narcotráfico. De acuerdo con cifras oficiales, el país actualmente cuenta con más de 4o mil personas desaparecidas. Una multitud de fosas clandestinas fueron descubiertas en esta región sureña.

En medio de esta violencia, los narcotraficantes reclutaron, a veces por la fuerza, a un sinfín de chicos como “halcones” (colaboradores) y sicarios.

El espectáculo interactivo dirigido a alumnos de primaria es uno de los nuevos ejes de la última brigada de búsqueda de desaparecidos hecha por familiares, activistas y voluntarios en Guerrero.

Buscar fosas clandestinas con picos y palas entre matorrales, y suplicar a feligreses durante misas que digan en privado si saben algo sobre el destino de sus seres queridos, son otras de las herramientas que usan.

En Escuchapa, el acercamiento a los niños comenzó con casi una hora de chistes de los payasos.

Enseguida llegó el contraste amargo e ineludible: los payasos comenzaron a mostrar grandes fotografías de rastreos en pozos de agua y barrancas, que los niños observaban con asombro y entusiasmo por los hallazgos narrados.

Los menores en estas regiones crecen rodeados de rumores sobre secuestros y masacres. En Escuchapa, hay un sitio conocido como el Pozo de las Guacamayas, donde los lugareños dicen que hay cadáveres.

“Son personitas que tienen que estar informadas. Son tan receptivos, y tienen información… porque ven las camionetas pasando con armas y a esta gente mala paseándose como si nada”, explica a María Herrera, una mujer de 70 años que sufrió la desaparición de cuatro de sus ocho hijos.

Herrera ha intentado ya varias veces transmitirles a los chicos cómo se siente que desaparezca un hijo.

“Se siente como cuando un compañerito te saca un lápiz o un color que tú necesitas y quieres mucho, sin pedirte permiso. Da mucha tristeza ¿verdad?”, les dice.

Airam López, una joven de 29 años que busca a su esposo desaparecido en 2011, ocultó su permanente tristeza para vestirse de payasa.

“Les explicamos cómo excavamos, y que también buscamos pistas anónimas”, comentó.

Los improvisados cómicos se dividieron para enseñarles a los pequeños algo de danza aérea, ayudarlos a deslizarse en una tirolesa, y acompañarlos mientras dibujaban lo que querían.

Además de ser expuestos a la violencia de la “guerra del narco”, los chicos participan de ella cada vez más.

Los pequeños se han convertido “en la nueva infantería del narcotráfico”, explicó Alejandro Almanzán, un experto en los poderosos cárteles y sus vínculos con autoridades corruptas.

“Hace poco fui a Tijuana, y vi a niños de 12, 15, 17 años de edad, armados hasta los dientes. Mi guía me contó que los narcos… los están reclutando porque los jóvenes ya no quieren ser sicarios, al fin entendieron que los matan, que solo los capos sobreviven”, prosiguió.

Pero los más chicos, concluyó, “son reclutados con droga”. “Su edad ayuda porque no van a la cárcel. Los que siguen en el negocio creen que más valen cinco años como rey que 50 como buey, o son jóvenes reclutados a la fuerza”, completó.

Al final del circo, todos los niños fueron invitados a escribir alguna pista y a depositarla anónimamente en el “buzón de la paz”.

“Les entregamos a todos hojitas en blanco para que si alguien sabía de algún punto, alguna fosa, pudieran poner los datos de forma anónima (…) Nos dieron varios puntos”, añadió López.

La seguridad de los niños y de cualquier informante es cuidada con extremo celo por los organizadores. Además de que jamás revelan a nadie su identidad, la información nunca llega a las autoridades de las escuelas, iglesias o gobierno.

Ante la falta de resultados en las investigaciones, los brigadistas buscan “seres humanos que puedan asistir en la búsqueda de desaparecidos, como así también brindar información, reconstruir el tejido social y fomentar procesos de construcción de paz”, comentó Andrés Hircsh, del colectivo ReverdeSer.

Durante el tiempo que duró la brigada, se localizaron siete cadáveres y más de 100 restos humanos.

Según el gobierno, se han descubierto 1100 fosas clandestinas en la última década en México.

#A sangre fría

Extorsión “gota a gota” ya tiene en jaque a comerciantes de 13 estados

El fenómeno ya opera en Quintana Roo, Tabasco, Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Puebla, Morelos y la Ciudad de México.

Por Redacción, 2019-03-19 15:06

México.- La modalidad de extorsión conocida como “gota a gota” mantiene en jaque a los pequeños comerciantes, sobre todo a los tianguistas y a quienes tienen puestos fijos y semifijos en los mercados de por lo menos seis alcaldías. Pero el fenómeno ya creció y se tiene conocimiento de que operan en 13 entidades del país.

Las autoridades capitalinas han detectado que un grupo de colombianos es el responsable de este delito que, según las estadísticas, afecta a 30% de los comercios informales.

El seguimiento de las autoridades locales y federales a este grupo refiere que los colombianos ingresan al país de manera legal, haciéndose pasar por empresarios en Cancún, donde instalan negocios para luego extorsionar a las personas.

Con base en las denuncias presentadas, se sabe que el fenómeno “gota a gota” opera en Quintana Roo, Tabasco, Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Puebla, Morelos y la Ciudad de México.

De este última entidad, crecieron hacia Hidalgo, Estado de México, Querétaro, Guanajuato y hasta Nuevo León.

“Sin estigmatizar, pero importaron un modelo que fue creado en Colombia, en Bogotá, en Medellín, el ´gota a gota´; algunos colombianos empezaron a traer ese sistema de actuación aprovechando la necesidad de liquidez de la gente”, explicó el secretario de Seguridad Ciudadana, Jesús Orta Martínez.

Los préstamos que realizan van desde cinco hasta los 500 mil pesos a pequeños comerciantes de mercados en las alcaldías Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, Miguel Hidalgo, Benito Juárez, Gustavo A. Madero e Iztapalapa, así como a los puestos fijos y semifijos de los alrededores. No piden aval ni referencias bancarias o garantía alguna.

Reparten volantes, tarjetas de presentación o se anuncian de boca en boca con la promesa de que el dinero es una inversión para “inyectarle” al negocio, cualquiera que este sea.

Aunque los intereses, aseguran, son muy bajos, a la larga la deuda se vuelve impagable y quienes se niegan a saldar el préstamo son golpeados, amedrentados, asesinados e incluso dos personas se suicidaron ante el agobio que los colombianos ejercen.

En la Procuraduría General de Justicia capitalina (PGJ) hay denuncias de comerciantes que han revelado que una deuda de 5 mil pesos la han pagado hasta cuatro veces; sin embargo, las autoridades poco han hecho al respecto, pues dicen que prestar dinero no es infringir la ley.

“En esta administración van dos casos de suicidio por agobio de extorsionadores bajo este modelo. Qué te quiero decir, que este tema te lleva hasta la locura, te lleva hasta terminar con tu vida, lo que ha sucedido en los últimos años, yo diría más recientemente, los últimos meses, y lo voy a decir muy respetuosamente, es que La Unión y otras organizaciones identificaron un área de oportunidad aquí”, continuó el jefe policiaco.

Las autoridades han detenido 12 células del “gota a gota” y de acuerdo con declaraciones de los asegurados, los integrantes de La Unión Tepito les cobran derecho de piso por trabajar en su territorio, que van de los 200 a 500 pesos, pues han visto que este es un negocio en el que pueden ganar sin tener mayores problemas.

Quienes se niegan a pagar el acuerdo son golpeados, levantados e incluso asesinados, tal como, aparentemente, sucedió el mes pasado afuera del Centro Joyero de la calle Madero en la zona Centro de la ciudad, cuando dos colombianos fueron agredidos a tiros por esta banda delictiva.

Lo que preocupa hoy en día a las autoridades es que algunos mexicanos y personas de otros países se han sumado a este tipo de extorsión a comercios en la capital del país, lo que habla de su crecimiento.

“La mayoría son colombianos, algunos casos con participación de mexicanos, venezolanos y hondureños, y cuando se les interroga de quién está al mando, ellos mismos dicen: ‘Yo nada más cobro”, precisa el secretario Jesús Orta.

#A sangre fría

Asesinan a policía estatal cerca de caseta Metlapil en Acapulco

La víctima fue identificada como José Alfredo “N” de 35 años de edad, a quien se le encontró una identificación de la SSP estatal.

Por Alejandro Ortiz, 2019-03-19 10:06

México.- Un agente de la Secretaría de Seguridad Pública estatal fue asesinado y abandonado junto a una motocicleta en la carretera federal Acapulco-Pinotepa Nacional, metros antes del entronque de Metlapil.

De acuerdo con reportes de seguridad, minutos después de la medianoche se alertó sobre un hecho de violencia en las vías de comunicación federal.

Policías del estado y otras corporaciones arribaron a la zona y confirmaron que en el lugar se encontraba una motocicleta y un automóvi abandonados junto a un hombre asesinado.

La víctima fue identificada como José Alfredo “N” de 35 años de edad, a quien se le encontró una identificación de la SSP estatal.

De acuerdo con los informes periciales, el agente se encontraba en día franco y viajaba en su motocicleta cerca del poblado de Llano Largo, Acapulco, cuando fue asesinado.

Los agresores levantaron el cuerpo y posteriormente lo llevaron al lugar donde fue hallado; cerca del lugar también fue encontrado un automóvil que estaría relacionado con el asesinato del policía estatal. La víctima fue identificada como José Alfredo “N” de 35 años de edad, a quien se le encontró una identificación de la SSP estatal.

De acuerdo con los informes periciales, el agente se encontraba en día franco y viajaba en su motocicleta cerca del poblado de Llano Largo, Acapulco, cuando fue asesinado.

Los agresores levantaron el cuerpo y posteriormente lo llevaron al lugar donde fue hallado; cerca del lugar también fue encontrado un automóvil que estaría relacionado con el asesinato del policía estatal.

#A sangre fría

Recuperan 45 cabezas de ganado robadas en Coahuayutla

Debido a la situación de inseguridad que se vive en la zona, autoridades locales de Coahuayutla han tenido que salir del municipio apoyados con corporaciones policiacas.

Por Alejandro Ortiz, 2019-03-18 15:57

México.- Agentes de la policía del estado, destacamentados en la región Costa Grande de Guerrero, recuperaron 45 cabezas de ganado en el poblado de Zoyatlán, municipio de Coahuayutla de José María Izazaga.

En un comunicado, la Secretaría de Seguridad Pública dio a conocer el logro de los agentes en ese municipio, que desde hace varios meses ha sido sede de distintos hechos de violencia.

El pasado sábado 16 de marzo se denunció el robo de 70 cabezas de ganado vacuno y una camioneta Chevrolet en Zoyatlán; desde ese momento iniciaron labores de seguridad en esa zona.

De acuerdo con la SSP, los agentes se logró la recuperación de 45 cabezas de ganado cuando las llevaban a la comunidad de Nueva Cuadrilla, zona donde se ha denunciado la presencia de un grupo armado.

“Posteriormente, el ganado recuperado fue trasladado pie a tierra a la cabecera municipal de Coahuayutla, en donde fue entregado a su propietario”, informó la SSP.

Debido a la situación de inseguridad que se vive en la zona, autoridades locales de Coahuayutla han tenido que salir del municipio apoyados con corporaciones policiacas.