La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) se sumó hoy a la investigación que conduce el cuerpo élite de la policía estatal Texas Rangers sobre la muerte de una joven afroamericana en la cárcel del condado de Waller.

Sandra Bland, de 28 años, fue encontrada colgada de una bolsa de plástico en su celda el pasado lunes, tres días después de ser arrestada tras comportarse en forma “altanera y no cooperativa” con agentes del Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS) que la detuvieron por una violación de tránsito.

Bland había regresado en fecha reciente a Texas para tomar un trabajo en la Universidad Texas A&M -de la que se graduó en 2009-, ubicada en la comunidad de Prairie View, en el condado de Waller, al noroeste de Houston.

Su muerte acaparó la atención nacional esta semana, luego de que familiares y amigos en el área de Chicago cuestionaron las circunstancias que rodearon su fallecimiento y dijeron no creer que se hubiera suicidado.

Los cuestionamientos sobre la muerte de Bland se propagaron rápidamente en las redes sociales, generando el “hashtag” #IfIDieinPoliceCustody (Si muero en custodia de la policía).

Las dudas aumentaron luego de que un video de la detención de Bland fuera difundido en Facebook y YouTube. El material, grabado por un automovilista que circulaba por el lugar, muestra a los agentes del DPS esposando a Bland en el suelo.

En el video se escucha a Bland gritar que le habían estrellado la cabeza contra el suelo. Uno de los agentes vuelve entonces su atención hacia la persona que está grabando el altercado, diciéndole que tiene que irse del lugar.

Este viernes, decenas de personas marcharon desde la cárcel del condado de Waller hasta el centro de la comunidad de Prairie View, para protestar por la muerte de Bland.

Los manifestantes corearon la consigna “Sin justicia no hay paz”, a lo largo de toda la marcha.

Familiares y amigos de Bland aseguraron que ella nunca se habría hecho daño y afirmaron que la joven estaba emocionada por comenzar un nuevo trabajo y una nueva vida en Texas.

El DPS, a cargo de la investigación de la muerte de Bland, solicitó a la FBI que se sumara a las pesquisas, por lo que los agentes federales se incorporaron a los trabajos desde este viernes.

El senador estatal demócrata Rodney Ellis envió la víspera una carta a la Comisión de Estándares de Prisiones de Texas, que supervisa las cárceles de los condados en toda la entidad, para solicitar una inspección minuciosa del penal del condado de Waller.

“La familia y la comunidad tienen derecho a saber cómo se produjo esta lamentable pérdida de vida, si había violaciones de los procedimientos y protocolos, y cómo esto podría haberse evitado”, escribió Ellis en su misiva.

Notimex