Acapulco, Guerrero.- Sacerdotes católicos de Acapulco, ofrecieron este Jueves Santo a los feligreses del puerto la oportunidad de confesarse desde su automóvil, como medida preventiva ante el brote de Covid-19 en la ciudad.

La Arquidiócesis de Acapulco habilitó el estacionamiento de su Instituto de Pastoral, en la tradicional zona de Caleta, para celebrar el llamado sacramento de la penitencia y del perdón.

El párroco Marco Antonio Manuel Galeana Olea, con su indumentaria y mascarilla escucha a los católicos que acuden al llamado del "auto-confesión".

"La gente necesita alimentar su espíritu porque en esta cuarentena hay muchas personas estresadas, con ansiedad, entrando en crisis, en paranoia y por eso la iglesia buscó los medios, sin poner en peligro a los feligreses, para que puedan alimentarse de Dios y fortalecer su espíritu ", expresó.

Galeano Olea, adelantó que también se prevé realizar esta actividad en la unidad habitacional El Coloso.

Sin embargo, esta no es la única medida que la iglesia católica ha tomado frente al virus, ya que diversas parroquias iniciaron transmisiones en vivo de sus tradicionales liturgias de Semana Santa a través de redes sociales, ante el cierre de templos y de la Catedral local por la emergencia sanitaria.