México.-Alicia no llegó a la fiesta de cumpleaños de su hija. Marco Antonio la buscó, aunque él ya sabía que su novia yacía muerta en la cisterna de una de sus propiedades, en Ecatepec, Estado de México.

Para ella, ese sábado 22 de febrero había dos festejos: la mayor de sus hijas cumplía 14 años; y ella dejaría el trabajo que la anclaba a su agresor.

Cuentan sus familiares que la mujer de 39 años estaba segura de renunciar para apartarse de su pareja. La decisión la tomó cinco meses antes, cuando Marco Antonio la golpeó por primera vez y amenazó con matarla.

En esa ocasión, ella contó lo ocurrido a sus hermanos, quienes le aconsejaron que lo dejara a él y a su empleo. Y sí, Alicia trató de abandonar a su agresor, pero el hombre sufrió crisis nerviosa y se le paralizó la cara.

Así, Marco Antonio usó la enfermedad para manipularla y obligarla a mantenerla a su lado. Pese a ello, los celos, golpes y ofensas continuaron. Por eso, Alicia sabía que no debía seguir con él, pues no era la primera vez que tenía una relación de abusos.

Ella desertaría de la empresa Magaclean, de la que Marco Antonio es dueño, y con eso acabaría una relación de año y medio de maltratos.

Pero esa noche del 22 de febrero, no hubo celebración. Eran casi las 11:00 y al ver que no regresaba del trabajo, su hija comenzó a buscarla.

El celular de Alicia daba tono, pero no contestaba. También le mandaron mensajes, y sí eran respondidos, pero notaban que no era Alicia.

Por eso, sus hijos y hermanos supieron que algo le había ocurrido.

Primero pidieron ayuda de la policía, quienes les dijeron que debían acudir a la agencia ministerial en Miguel Hidalgo. Al llegar, les informaron que en la Fiscalía de Personas Desaparecidas los apoyarían.

Ahí les entregaron una ficha de búsqueda, y la repartieron por la colonia Daniel Garza, donde Alicia vivía.

Mientras ellos buscaban, los agentes pedían declaración de conocidos. Uno de ellos fue Marco Antonio, quien acudió a la Fiscalía y aparentó estar angustiado por su novia desparecida. Decía que ese día, ambos acudieron a una junta de trabajo en la empresa, en la colonia Cove.

Y sí, había testigos que los vieron salir por la mañana del edificio y regresar por la tarde, pero a ella nunca la vieron salir.

Los familiares de Alicia cuentan que este domingo recibieron la llamada de un agente de Ecatepec. Él les dijo que habían hallado el cadáver de una mujer con las características de Alicia. Su hermano acudió al anfiteatro, donde vio el cuerpo de su hermana.

Ahí le informaron que Alicia fue hallada muerta cerca de las 3:00 de la tarde de ese mismo día en la cisterna de uno de los predios de Marco Antonio, quien fue aprehendido, sin mostrar ninguna señal de crisis nerviosa.