Magistrados de la Novena Sala Penal ratificaron la sentencia de 60 años de prisión a Luis Enrique Valle Celis, por su responsabilidad en el delito de feminicidio agravado, informó la Procuraduría General de Justicia capitalina.

Lo anterior luego de que la dependencia sustentó los agravios del inculpado, quien pese a haber interpuesto un recurso de apelación deberá pagar 323 mil 800 pesos por concepto de reparación del daño a derechohabientes de su víctima y 11 mil 661 pesos de gastos funerarios.

En el Toca 25/2016 se demostró que la tarde del 1 de mayo de 2013, el imputado y la víctima, con la que sostuvo una relación sentimental, estuvieron en un inmueble de la colonia Valle de las Luces, Iztapalapa y, posteriormente, la llevaría a la estación del Metro Copilco.

Sin embargo, la mujer ya no regresó a su casa, por lo que un familiar reportó su desaparición al Centro de Atención a Personas Extraviadas o Ausentes (CAPEA).

Días después, personal ministerial adscrito a la Fiscalía Central de Investigación para la Atención del Delito de Homicidio acudió a una zona boscosa del perímetro de la delegación Miguel Hidalgo, donde fueron encontrados restos humanos de una mujer calcinada, mientras que otros restos, también quemados, fueron hallados en diferentes puntos de la ciudad.

Tras la identificación del cuerpo, la representación social realizó trabajos de campo y gabinete que le permitieron establecer que el indiciado fue la última persona con la que estuvo la afectada y que su suegro, de profesión médico, le atendió una lesión por quemadura en una pierna. Posteriormente el sujeto huyó.

Dos semanas después, agentes de la Policía de Investigación (PDI) lo localizaron en un inmueble de Iztapalapa, donde se ocultaba y durante la revisión médica se corroboró que presentaba cicatrices en ambos muslos y la pierna derecha por quemaduras con gasolina.

Con los elementos de prueba integrados, el Ministerio Público determinó el ejercicio de la acción penal contra Valle Celis, quien fue puesto a disposición del Juez 52 Penal con sede en el Reclusorio Preventivo Varonil Oriente, donde se le dictó sentencia, la cual fue confirmada en segunda instancia.