Chilpancingo, Guerrero.- El Grupo de Trabajo que da seguimiento a la segunda solicitud de Alerta de Violencia Género (AVG), solicitó al Congreso del estado ajustar el Código Penal para que la interrupción legal del embarazo, puede practicarse hasta las 12 semanas de gestación, en caso de violación.

El mismo Grupo de Trabajo solicitó al Poder Legislativo local, que adecue las disposiciones legales para que mujeres o niñas que hayan resultado embarazadas derivado de una agresión sexual, puedan acudir a realizarse una interrupción sin la autorización de alguna autoridad como un juez o ministerio público.

Las dependencias de gobierno, cuentan con 15 días para aceptar o rechazar las recomendaciones del Grupo de Trabajo, las cuales, fueron publicadas el pasado 28 de mayo en la página oficial de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM).

De acuerdo con grupos de feministas, en el cumplimiento de la Norma 046, la Secretaría de Salud solo ha practicado un procedimiento a una mujer víctima de violación en un periodo de siete años, desde el 2009 hasta el año 2016.