Rodeada de sus nuevas amistades y familia, Heliodora Micaela Camacho cumplió 100 años de edad y fue festejada en la Casa Hogar para Ancianos “Gonzalo Cosío Ducoing”, donde vive desde hace cinco años.

Con pastel de por medio, un grupo de son jarocho, taquiza y cientos de flores, la originaria de Metepec, Estado de México, celebró un siglo de vida, al cual llegó con lucidez y mínima enfermedad.

“Estoy muy contenta en esta casa porque me quieren mucho, cuando llegué como que no me gustaba estar aquí pero empezaron a dar la comunión y me encantó mucho”, reveló la centenaria al tiempo que le pidió a Dios que ya se la “lleve”.

Micaela Camacho tuvo sólo una hija y falleció al momento de nacer. Dedicó la mitad de su vida al cuidado de cuatro hombres y cuatro mujeres pertenecientes a la familia Fierro y una de ellas, María José, es su tutora.

“Mi madre cuando murió hizo que quedara un bien para las personas que le habían cuidado durante más de 50 años, y ese bien yo lo administro y con ello la proveo de lo que necesite”, señaló su tutora.

Ella se encarga de las necesidades de Heliodora Micaela como son gastos extras de médico y dentista, además de que su familia aporta una cantidad para la manutención de otros adultos mayores que viven en la Casa Hogar.

“Para mí ha sido como una segunda madre, porque cuando yo nací ella ya estaba al servicio de mi casa”, indicó María José, quien atribuyó a una vida saludable y espiritual la longevidad de  Heliodora Micaela.

Explicó que la festejada tiene cataratas y sufrió un infarto este año que la postró en una silla de ruedas, además de que no escucha ni ve bien, producto de su avanzada edad.

Decidió junto con su familia llevar a Heliodora Micaela a la Casa Hogar debido a que no está capacitada para tratar adultos mayores y por ello se dio a la tarea de buscar una casa de asistencia como la “Gonzalo Cosío Ducoing”, la cual recomendó ampliamente.

“Me costó trabajo convencerla de venir a este lugar, pero ahora está feliz porque ha encontrado otra familia. Aquí los internos la hacen sentir plena ya que practican baile, deporte y otras actividades”, puntualizó.