Ciudad de México.- Carlos Fadigas, ex funcionario de Braskem, la filial petroquímica de la constructora brasileña Odebrecht, reveló que la compañía dio seguimiento "de tiempo completo" a la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto.

Esto según consta en una transcripción en poder de la Justicia del país sudamericano, de la cual Fadigas es testigo colaborador para esclarecer el caso de corrupción internacional conocido como Lava Jato.

Durante la reunión privada con un grupo de inversionistas, que se llevó a cabo en febrero del 2013, Fadigas expresó: "Acompañamos de tiempo completo toda la campaña del PRI, del partido PRI, y del actual Presidente Enrique Peña Nieto [...] No sólo de él, sino también de su equipo".

"Ya hemos tenido conversaciones con el Gobierno de México, no sólo con el presidente Enrique Peña Nieto, también con Emilio Lozoya, actual presidente de Pemex, y me parece que la dirección en la que quieren ir es muy coherente con la campaña", dijo Fadigas a los inversionistas en la reunión.

Según documentos obtenidos por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) revelan que Braskem intervino durante la campaña de Peña Nieto con tres transferencias por 1.5 millones de dólares en total a Latin America Asia Capital.

Esta compañía, ubicada en Islas Vírgenes, ha sido relacionada por testigos protegidos en Brasil con Emilio Lozoya Austin, quien se desempeñaba en 2012 como coordinador de Vinculación Internacional del candidato del PRI y posteriormente fue director general de Petróleos Mexicanos (Pemex).

MCCI había difundido en agosto pasado, que en plena contienda electoral de 2012, la constructora Odebrecht transfirió 3 millones 140 mil dólares en siete depósitos a la empresa ligada a Lozoya, en pago por supuestos favores.

Con los nuevos documentos, ahora se sabe que tres de esas transferencias provenían de Braskem, que en aquellos días construía la planta Etileno XXI en Veracruz en alianza con la mexicana Idesa.

Los documentos revelados por MCCI, que incluyen estados de cuenta de transferencias, fueron integrados a la carpeta de investigación FED/FEPADE/UNAI- CDMX/0001139/2017, dependencia que tiene abierta la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade).

Lozoya Austin ha negado en reiteradas ocasiones vínculos con Latin America Asia Capital y ha asegurado que demandará a los testigos brasileños por dañar su honor. Braskem, por su lado, se ha deslindado de actos ilícitos cometidos por Odebrecht en sus operaciones en México.

En la primera semana de abril de 2010, Peña, entonces Gobernador del Estado de México, viajó a Brasil para reunirse con Marcelo Odebrecht, y en octubre de 2011 -cuando ya se perfilaba como candidato presidencial- se agendó otra cita de ambos personajes en Toluca, según MCCI.

Ésta es la primera vez que se conoce de este segundo encuentro, el cual es mencionado en una cadena de correos electrónicos interceptados por la Policía Federal de Brasil.

Según estos correos, el 25 de octubre de 2011 Marcelo Odebrecht agendó una reunión de dos horas con Peña Nieto; ese mismo día voló de Toluca a Xalapa para encontrarse con el entonces Gobernador Javier Duarte y, por la noche, acudiría a la entrega de un reconocimiento que una fundación presidida por Cuauhtémoc Cárdenas le otorgó al ex presidente brasileño Luiz Inacio Lula Da Silva.

El día anterior visitó en Los Pinos al Presidente Felipe Calderón, en compañía de Carlos Fadigas, el director de Braskem. En dos días, Odebrecht se reunió con personajes de tres partidos (PRI, PAN y PRD).

Peña Nieto se volvió a encontrar con Marcelo Odebrecht en la ciudad de Querétaro el 12 de noviembre de 2012, a unos días de tomar protesta, de acuerdo con otra cadena de correos obtenida por MCCI.

Por esos mismos días habló con Carlos Fadigas sobre el proyecto Etileno XXI, según relató el director de Braskem en otra reunión con inversionistas efectuada el 9 de noviembre de 2012, de cuya transcripción MCCI también tiene copia.

"Tenemos el pleno apoyo (para el proyecto Etileno XXI) no sólo del actual Presidente Calderón, sino que también hemos tenido contacto con el Presidente electo, Enrique Peña Nieto. Conoce el proyecto. Lo hemos discutido con él, y también apoya cien por ciento", aseguró Fadigas en aquella reunión.

Apenas asumió la Presidencia, Peña Nieto se reunió de nuevo con Fadigas, quien actualmente está procesado en Brasil por corrupción. En octubre de 2013, Peña tuvo una cuarta reunión privada con Marcelo Odebrecht en la residencia oficial de Los Pinos.

Los pagos de Braskem a la empresa ligada a Lozoya Austin aparecen en un expediente de la investigación, en las que se detalla que un primer pago se efectuó el 23 de mayo de 2012 por 500 mil dólares a través del Meinl Bank de Antigua.

A los siete días, ya el 30 de mayo, hubo otra transferencia por 490 mil dólares, y una semana después, el 8 de junio, una más por 510 mil dólares. En suma, fueron depositados 1.5 millones en dos semanas.

Según el expediente, Luis Alberto de Meneses Weyll, quien durante siete años se desempeñó como director de Odebrecht en México, concertó un par de citas con Lozoya en marzo de 2012, justo cuando iniciaba la contienda electoral presidencial.

Según la declaración de Meneses, rendida en diciembre de 2016, en una de las reuniones se acordó transferir cuatro millones de dólares a Lozoya, quien en aquel entonces no desempeñaba ningún cargo público y sólo colaboraba en la campaña de Peña.

Apenas la semana pasada, Santiago Nieto Castillo, titular hasta este viernes de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), aseguró que Lozoya Austin lo presionó para que supuestamente lo declarara públicamente inocente, por los señalamientos de presuntos sobornos otorgados por Odebrecht, y desviados por el ex funcionario federal al PRI.

Días después, Nieto Castillo, fue cesado por el subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales de la PGR, encargado de despacho de dicha dependencia, Alberto Elías Beltrán, por "transgredir" lo dispuesto en el Código de Conducta de la Procuraduría General de la República (PGR).

Santiago Nieto informó a través de su cuenta de la red social Twitter que es “un hombre de leyes” y que acudirá al Senado de la República en términos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, porque al haber sido ratificado por la Cámara alta, su destitución puede ser objetada por el voto de la mayoría de los miembros presentes de ese órgano legislativo.