México.- José Adrián Tamayo Blanco, hijo del periodista Pedro Tamayo Rosas –asesinado en Tierra Blanca en julio del 2016- fue declarado culpable del secuestro y posterior asesinato del médico radiólogo Carlos Luna Capetillo, ocurrido en noviembre del 2016.

Sin embargo, Alicia Blanco de Tamayo –viuda del periodista veracruzano y madre de José Adrián Tamayo- asegura que la Fiscalía General del Estado (FGE) “sembró pruebas” a su hijo, y a los otros dos acusados, Juan Carlos García Lara y Juan Adán Cadeza Castro, estos dos últimos expolicías del Instituto de la Policía Auxiliar y Protección Patrimonial para el Estado de Veracruz (IPAX) y quienes eran los responsables de las medidas cautelares de la familia Tamayo Blanco.

Tras el asesinato del periodista veracruzano a manos de dos sicarios, la Comisión Estatal de Atención y Protección de Periodistas (CEAPP) le asignó escoltas a la familia para resguardar su vivienda, pues habían sido blanco de amenazas.

En un café de la capital, Blanco de Tamayo y miembros de su familia explicaron que no hay una prueba contundente de que José Adrián Tamayo y los dos policías hayan participado en el secuestro agravado de Carlos Luna y su posterior asesinato.

"Derivado del asesinato de mi esposo, Pedro Tamayo, hemos sido víctimas sistemáticas del acoso de Policías Ministeriales y de empleados de la Fiscalía, quienes desde el 2016 nos vienen presionando para que retiremos la denuncia en contra de quienes creemos que mataron a mi esposo; lo de la detención de José Adrián se da en el contexto de intimidación y amenaza, incluso me mandaron enviados de la Fiscalía, para que yo me hiciera responsable (sic), me incriminara de ese secuestro y posterior homicidio”, afirmó.

Blanco de Tamayo expuso que hay una violencia sistemática de la autoridad en contubernio con criminales de la región, en donde desde el asesinato de su esposo, ha venido siendo amenazada. En octubre de 2016 incendiaron su casa, previa amenaza telefónica, dos meses después, incriminaron a su hijo, José Adrián Tamayo por un secuestro que Alicia Blanco asegura no cometió.

“Detuvieron a mi hijo en un negocio de alimentos de Tierra Blanca, nunca mostraron una orden de aprehensión, lo incriminaron así nada más. Agentes de la Agencia Veracruzana de Investigación me golpearon en el pecho y a mi nuera la patearon (…) la presión y amenazas vienen porque la autoridad cree que sabemos algo que Pedro Tamayo supo como periodista y nunca nos dijo. No sabemos nada”, afirmó.

Información tomada de Proceso.