Si cada vez que visitas el puerto lo único que haces es asolearte en la playa, nadar en el mar y salir de noche, tienes que probar una de las experiencias originales que cambiará tu concepto de vacaciones: el Flyboard en Acapulco.

¿Te imaginas admirar una de las bahías más famosas del sur del país desde una altura de nueve metros? Todo esto es posible, gracias al nuevo deporte extremo en las paradisíacas playas del Océano Pacífico.

El Flyboard, fue inventado en el 2011 por Franky Zapata, un corredor profesional de motos acuáticas francés. Después de varios prototipos en secreto, se presentó por primera vez al público en el Campeonato del Mundo de Jet Ski 2012 en China. Posteriormente, Alain Arribalazalaga fue uno de los primeros operadores del flyboarding en todo el mundo.

El funcionamiento de esta actividad náutica es relativamente sencilla, y se basa en una tabla que permite la elevación en el aire a través de dos chorros de agua disparados a propulsión por una moto acuática, la moto puede ser controlada por ti mismo a control remoto, si tienes experiencia, o por una segunda persona.

Es fácil aprender a controlar tus movimientos mientras te elevas, y puedes dirigir la dirección del chorro a partir de la inclinación de los pies e, incluso, después de haber volado sobre el mar, puedes sumergirte bajo las olas como un delfín y volver a salir de nuevo a los aires.

En la actualidad, el Flyboard ha revolucionado en distintos países, y uno de ellos es México. Aquí ha tomado presencia en distintas playas del país, siendo Acapulco, las pioneras en recibir este nuevo atractivo de aventura y diversión.

La empresa que ha traído el Flyboard a este destino turístico es X-Fly Pacific, la cual se encuentra en la playa de Puerto Marqués, en la bahía del homónima, para la renta del equipo todos los días de la semana, contando con asesoría y una sesión de 20 minutos desde 700 pesos en adelante. Además, es requerido el uso de traje de baño o wetsuit (traje de neopreno) para tener una mejor flexibilidad en las  piernas al hacer contacto con el agua y con la brisa.

Para disfrutar de este deporte es preferible tener 18 años en adelante, siempre y cuando no sean mujeres embarazadas, personas con hombros o rodillas dislocadas con riesgo de recaída, gente con patologías graves de cuello o espalda, personas con otitis y, sobretodo, que no se encuentren bajo los efectos del alcohol o drogas.

Así que, si quieres vivir un poco de adrenalina, no puedes perderte esta experiencia inolvidable y 100 por ciento divertida, donde al principio puede parecer algo difícil mantener el equilibrio sobre la tabla, pero, una vez dominado, podrás hacer piruetas sobre el mar.

FlyBoard Acapulco te espera con los brazos abiertos en Carretera Escénica, Kilómetro 14 Baja Catita s/n. Fraccionamiento Pichilingue, Diamante, de 9:30 de la mañana a 6:00 de la tarde.