México.- La bandera con la que transitó toda su campaña el presidente López Obrador fue precisamente su desacuerdo con algunas reformas estructurales que se implementaron en la administración pasada, incluso ya eliminó la educativa que fue una de las más polémicas desde el comienzo de su aplicación.

También ha criticado la reforma energética y asegura que ha sido un fracaso debido a que todo lo que prometieron no se ha cumplido. La producción de crudo sigue a la baja y las empresas que ganaron los contratos siguen sin dar verdaderos avaneces en materia de exploración y explotación de los yacimientos encontrados.

Pero con todo esto, el FMI insiste en que el único camino para que México logre un buen desarrollo económico, es con la aplicación de estas reformas e incluso de otras más.

Dado este escenario, Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), asegura que las exigencias del entorno mundial pasa precisamente en la modernización de las regulaciones en ciertas áreas de inversión, por lo que de esto depende en gran medida el poder desarrollar proyectos productivos que apuntalen el crecimiento del país.

“El avance de las reformas estructurales, muy necesarias, podría impulsar el crecimiento potencial a mediano plazo”, aseguró Werner en su artículo “América Latina y el Caribe en 2019: Una expansión moderada”, publicado en el portal del FMI.

Esto sobre todo, por la incertidumbre que ha generado desde su llegada el gobierno de López Obrador, que ha tomado decisiones que para algunos inversionistas y los mercados en general, han sido peligrosas y que han aumentado la desconfianza en su manera de gobernar.

“En México, la interrupción del proyecto de construcción de un aeropuerto y cierto retroceso en algunas reformas de los sectores de la energía y la educación potenciaron la incertidumbre política en el país”, reconoció Alejandro Werner.

De ahí que el directivo del FMI recomienda mantener las reformas existentes y estudiar la posible implementación de otras nuevas en áreas como la fiscal y con esto, crear un entorno de mayor seguridad para los inversionistas, ya que de otra manera la incertidumbre puede “desalentar las inversiones y afectar el ritmo de crecimiento de la economía”, dice Alejandro Werner.

En ese sentido, el FMI ha reducido su pronóstico de crecimiento para México y “las proyecciones de crecimiento para 2019 y 2020 se revisaron a la baja (al 2.1 por ciento y al 2.2 por ciento, respectivamente)” y nuevamente es resultado de “la incertidumbre respecto de las políticas económicas del nuevo gobierno y las condiciones monetarias y financieras, más restrictivas de lo esperado”, agregó Werner, además de un menor impulso de crecimiento en 2018.

En ese sentido, también considera fundamental que el gobierno de AMLO sea muy responsable en el manejo de los recursos públicos.

“La firme ejecución del prudente presupuesto de 2019, que apunta a mantener el superávit primario en 1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), será crucial para demostrar el compromiso del nuevo gobierno con la responsabilidad fiscal y la reducción sostenida del coeficiente de deuda pública”, apuntó el directivo en su texto.

Con esto se puede revertir poco a poco la incertidumbre, crear un entorno de mayor confianza y sentar las bases para que el gobierno pueda demostrar que tiene todas las intenciones y las herramientas, para mantener estable y con posibilidades de crecimiento a la economía.

Pero en este momento, el nivel de riesgo es alto y “la confianza de las empresas en México podría verse socavada si se expande el rol del sector público en la economía”, afirma Werner, al igual que “si se deteriora la posición fiscal o si surgen dificultades con respecto al nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá”.

De cualquier forma, para el FMI la conclusión se puede resumir en que sin reformas no hay paraíso para México, por lo que está es una de sus exigencias para AMLO y darle continuidad a lo que se hizo en el sexenio pasado, aunque en realidad el gobierno actual tiene sus propios planes al respecto.