México.- Además de las bajas ventas, la agencia de la trasnacional Ford cerró en Chilpancingo porque “le quisieron duplicar la cuota” que paga cada mes a delincuentes, informó el expresidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en el municipio, Pioquinto Damián Huato.

En entrevista telefónica, el empresario dijo que “la economía se está secando en Chilpancingo”, y criticó que los gobernantes utilicen el presupuesto como patrimonio familiar y se conviertan en empresarios.

Pidió al próximo coordinador del gobierno federal en Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, que las obras que ejecute la federación en la entidad sean asignadas a empresas locales.

A finales de octubre se dio a conocer el cierre de la Ford en la capital luego de las bajas ventas y la violencia, sin embargo, la empresa no explicó las causas de su salida de la capital.

La semana pasada, el secretario de Fomento y Desarrollo Económico del estado, Álvaro Burgos Barrera, confirmó que la distribuidora de autos Ford suspendió de manera definitiva sus operaciones en la ciudad “por falta de ventas y no por inseguridad”.

Sin embargo, el empresario Damián Huato dijo que además de la situación económica que enfrenta el municipio, la Ford se fue por el problema de la inseguridad.

“A mí me dijeron que les estaban cobrando una cuota de miles de pesos al mes, después le quisieron duplicar la cuota y obviamente para ellos ya no era un negocio así que decidieron cerrar”, comentó. El empresario dijo que desconocía cuánto era lo que pagaba la agencia de cuota de manera mensual.

Damián Huato dijo que “la economía se está secando en Chilpancingo” y lamentó que sean los propios gobernantes quienes se hagan empresarios con el recurso público.

“Aquí el problema que tenemos es que los que gobiernan no se han conformado con sus enormes salarios, con sus privilegios, todavía utilizan el presupuesto como patrimonio familiar, ellos construyen, ellos compran, gobiernan y se convierten en empresarios para poder amasar el recurso del presupuesto”, comentó.

Dijo que está bien que los funcionarios se bajen los salarios, pero sería mejor que “dejaran de ser ellos los empresarios y dejar que los empresarios hicieran su chamba”.