México.- Ford Motors Company decidió abandonar el municipio de Celaya, en Guanajuato, por la inseguridad generalizada que se vive en la región.

Apenas el pasado 19 de septiembre, la sucursal Ford Montes sufrió un ataque armado durante la madrugada.

El atentado a la concesionaria ocurrió, por haberse negado a pagar extorsiones, impuestas por el crimen organizado.

Afortunadamente, el ataque no registró pérdidas humanas; sin embargo, los empleados ya no se sentían seguros en las instalaciones.