En casos por separado, jueces penales dictaron auto de formal prisión contra un policía extorsionador y un presunto secuestrador. El primero con el pretexto de faltas a la moral exigió dinero a un ciudadano, mientras que el segundo fingió un accidente vehicular para privar de la libertad a su víctima.

La Procuraduría General de Justicia capitalina integró los elementos de prueba suficientes para que el Juez 24 Penal, con sede en el Reclusorio Preventivo Oriente, dictara auto de formal prisión contra el policía Eyder Domínguez Sánchez.

A este uniformado se le acusa del delito de extorsión agravada, después de que requirió dinero a una persona que platicaba dentro de su vehículo con una sexoservidora, argumentando faltas a la moral, por lo que se ordenó la apertura de proceso sumario.

Tras la denuncia de los hechos, el agente fue detenido, encontrándosele el dinero entregado por los denunciantes, quienes lo acusaron del delito de extorsión agravada.

En un segundo caso, el titular del Juzgado 24 penal, con sede en el Reclusorio Preventivo Oriente, resolvió en la partida 44/2016 iniciar juicio sumario un hombre, quien se acogió a la Ley de Protección de Datos Personales, vinculado al delito de secuestro.

La víctima, procedente de Estados Unidos, arribó al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, cuando salió de la terminal aérea a bordo de un vehículo, la unidad fue impactada por otro automóvil.

Al descender para constatar posibles daños fue amagado y obligado a subir al asiento trasero en la camioneta en la que viajaba, además le ordenó a comunicarse con el representante legal de la empresa para la que trabajaba, a quien le dijo que estaba secuestrado.

El acusado le arrebató el celular y le expresó al particular que tenían a la víctima y que más tarde se comunicarían; enseguida, le indicó que requería varios millones de pesos por su liberación.

No obstante, el denunciante se percató que el seguro de la puerta del automóvil no estaba puesto y que el conductor había disminuido la velocidad, por lo que salió de la unidad y denunció los hechos.

Elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México detuvieron al acusado y lo pusieron a disposición del Ministerio Público correspondiente, donde se le consignó por el delito de secuestro agravado.