#Suave Patria

Frausto intenta acabar con confort de creadores con cultura comunitaria

La funcionaria federal señala que en México la cultura ha sido vista como un privilegio para unos cuantos entendidos.

Por Redacción, 2019-08-24 10:31

México. Notimex.- En una casa acondicionada para oficinas, dentro del complejo cultural Los Pinos, la secretaria de Cultura recibe por primera vez a Notimex. Sin embargo, no es este el espacio que se escoge para entablar una plática sobre los nuevos creadores que impulsa desde su administración. Es el exterior el que nos acoge, los pasillos, los que ahora recorren cientos de personas para conocer la ex residencia de los mandatarios del país.

Alejandra Frausto sonríe. Voltea a ver las filas de niños y trabajadoras domésticas que atraviesan los pasillos de Los Pinos.

―Nos dejan comentarios en las libretas, donde dicen que nunca habían escuchado un concierto de música clásica o que no habían visto un Siqueiros ―dice la funcionaria, quien expresa estar al tanto de lo que sucede en su dependencia. Es de imaginarse que todo llega a sus oídos, así como las críticas y el alejamiento con la comunidad cultural

—¿Ha habido un distanciamiento con los creadores?

—¡No! Yo tengo un encuentro semanal con creadores de distintas disciplinas. A veces la comunicación no es presencial, porque uno no puede estar en todas partes. Entonces, se gestan algunas ideas cuando tienes la posibilidad de platicar con ellos. Yo lo hago normalmente una vez a la semana con alguno de los sectores de creadores, no solamente en la Ciudad de México sino en otros sitios del país. Eso enriquece y me encanta escuchar lo que están pensando, lo que están creando. Hay una enorme posibilidad de proyectos culturales que se están gestando, algunos de los cuales ya están en ejecución.

La funcionaria no deja de sonreír. A cada pregunta responde con la política que ha impulsado desde la Secretaría que encabeza, pero hace énfasis en toda la labor comunitaria que ha implementado, la que ha sido objeto de críticas ya que ha ocupado un porcentaje mayoritario de su presupuesto.

Alejandra Frausto
Alejandra Frausto

—La cultura ha sido vista como un privilegio para unos cuantos entendidos ―dice Alejandra Frausto―, quienes podían entender tal vez “La quinta” de Mahler o alguna obra contemporánea. En realidad, el arte es una puerta por la cual se puede transformar a una sociedad. El acceso a la cultura en todas sus manifestaciones no debe de estar restringido, tiene que estar garantizado para la mayor parte del público.

En febrero de este año la secretaria presentó el proyecto “Cultura comunitaria” en Tlaxcala. El programa, dice en su página de Internet, reconoce e impulsa a las culturas locales. En aquel momento se dijo que se destinarían 400 millones de pesos para solventar este arranque. “Estamos como nunca en todo el país”, refuta la funcionaria:

—Esto es algo que no sucedía antes ―subraya―. Hemos recorrido todos los estados, pero hemos estado a nivel municipal. Terminaremos este año con 720 municipios ya mapeados y con proyectos de cultura comunitarios. ¿Cómo elegimos esos municipios? Por Alerta de Género, temas de violencia, de exclusión, en donde la oferta cultural no era basta por aquellas fisuras sociales que más preocupan, en donde la cultura era lo último que llegaba.

San Pablo del Monte fue la comunidad tlaxcalteca que Alejandra Frausto escogió para presentar el programa. Ahí mismo, cuatro años atrás, cuando se encontraba al frente de la Dirección de Culturas Populares mostró el primer semillero creativo; es decir, el proyecto ya se estaba gestando desde administraciones pasadas.

―Justamente esta dirección que se encarga del patrimonio vivo y de extraordinario bagaje cultural que tenemos como nación llegó a un lugar prioritario ―expresa la funcionaria.

Sin embargo, en la época del “licenciado” Rafael Tovar y de Teresa “era un programa piloto que se hacía en zonas de violencia y ahora es uno de los programas centrales. ¿Por qué? Porque es necesario, nos ha demostrado la experiencia que hay que recorrer aquellos lugares en donde menos posibilidades hay”.

Atender esta visión de cultura le ha tomado las críticas de creadores que habían sido intocables en administraciones pasadas.

—Se cree que solamente las expresiones tradicionales ahora tienen lugar en la Secretaría de Cultura ―dice la funcionaria―. Por el contrario, yo creo que es un fortalecimiento de ambas: atender a una no deja fuera a otros. No se asusten, al contrario. Sean parte de esta gran posibilidad. La invitación es para ver una forma más contemporánea de la cultura, a tener posibilidades de reconocernos. Nosotros somos un país diverso per se. Tenemos esa gran oportunidad de gozar, no de poner distancia.

“Cultura comunitaria” está dividido en cinco secciones: “Misiones por la diversidad cultural”, “Semilleros creativos”, “Comunidades creativas y transformación social”, “ Territorios de paz” y “Red Nacional de Cultura Comunitaria”, la cual, esta última, es la única que sigue aceptando postulaciones para ser parte de este equipo, que albergaría a más de 4 mil artistas y creadores. Las demás cerraron convocatoria y tiene a creadores de distintas partes del país en sus listados.

—La invitación está siempre abierta para los creadores de México ―recalca Alejandra Frausto― para tener la oportunidad de viajar por el país como parte de este gran movimiento cultural que estamos manifestando a partir de la Secretaría. La cultura la hacen los creadores, la hacen los pueblos, en las comunidades culturales, no la hace el Estado. Nosotros qué debemos garantizar: tender puentes, estos circuitos en donde tengamos la oportunidad de reconocer. Por eso, en cuanto al apoyo del Sistema Nacional de Creadores, se sigue con esta posibilidad, pero con un cambio serio en la inclusión de aquellos que nunca habían tenido cauce, porque hay talento artístico en todo el país.

Al referirse a los creadores, Alejandra Frausto ya no sólo habla de la cúpula existente, sino incorpora a todas aquellas personas que han estado sumándose al proyecto político-cultural:

―Bajo esos principios de inclusión es en donde se está haciendo este cambio profundo. Que muchos de los creadores ya hayan manifestado interés es porque tienen la invitación abierta.

La delgada línea que dividía a la “alta cultura” de las expresiones populares y de la industria cultural ahora está tensa. Todos los sectores que forjan la cultura de un país están mezclados en esta administración.

―La posibilidad de incluir no le quita el espacio a nadie, genera un lugar de diálogo y un espacio de reconocimiento como una sociedad cultural compleja ―dice Alejandra Frausto—. Estas fronteras que se empeñaban en hacer más evidentes creo que no deberían de existir. Creo que esta posibilidad de ida y vuelta en el teatro, el cine o la música son elementos vivos que están siendo también apoyado por la Secretaría de Cultura para que crezcan y para que tengan posibilidades de entrar en contacto con otro universo de diversidad cultural, que pareciera que no se tendría que tocar.

Frausto sabe su camino, al menos lo dibuja en la entrevista. Este momento para ella “es una gran oportunidad de pensarnos como país”; pero, sobre todo, es una oportunidad para concretar proyectos que ha trabajado desde administraciones pasadas:

―Antes se pensaba que una comunidad no tenía derecho a conocer lo que se llamaba alta cultura —dice―. Entonces, ¿en dónde están las manifestaciones artísticas de excelencia? Éstas están presentes en el Instituto Nacional de Bellas Artes, en el Fonca, en la programación artística de los festivales, que son fundamentales para darle redistribución a la riqueza cultural.

Pero la invitación no sólo está abierta a creadores de comunidades, sino a todos los grupos de artistas y gestores culturales que tienen una trayectoria, porque aunque hay muchos que trabajan aislados de estos temas, dice, el proceso creativo se puede enriquecer al tener contacto con estas comunidades:

―No podemos, como cultura, estar al margen de la realidad del país, no podemos mantenernos solamente en una zona de confort.

#Suave Patria

Pedro Haces, el morenista que lavó dinero sucio de Duarte y Borge

El senador suplente realizó contratos irregulares por cerca de 500 millones de pesos con dos exgobernadores del PRI actualmente presos.

Por Redacción, 2019-09-17 13:42

México.- El líder de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM), Pedro Miguel Haces Barba, realizó contratos irregulares por cerca de 500 millones de pesos con dos exgobernadores del PRI actualmente presos.

Javier Duarte Ochoa y Roberto Borge Angulo, de Veracruz y Quintana Roo actualmente en prisión, efectuaron contratos públicos millonarios con el líder de la CATEM a través de la empresa Servicios Integrales de Seguridad Limpieza y Mantenimiento S.A. de C.V., que utiliza las siglas “Seglim”.

Documentos en poder de Notimex indican que Haces Barba, suplente del senador Germán Martínez, realizó cuatro contratos con la Secretaría de Salud de Veracruz durante la administración de Duarte Ochoa, por un monto total de 493 millones 721 mil 422 pesos.

Aunque el objeto del convenio es el mismo: “Contratación del servicio subrogado de limpieza a oficinas centrales, jurisdicciones sanitarias, hospitales y centros de Salud de Veracruz”, los montos de los contratos varían entre 81 millones 781 mil pesos, y 168 millones 173 mil 43 pesos.

El primer contrato, Número 005, firmado el 10 de abril de 2015, fue adjudicado de manera directa “por excepeción de ley” y es por un total de 81 millones 781 mil pesos.

El origen del recurso presenta varias partidas, entre las que se encuentra el Seguro Popular, de donde salieron 51 millones 390 mil 412 pesos para pagar el contrato con la compañía de Haces Barba, el cual se acordó tendría con una vigencia del 1 de enero al 30 de abril de 2015.

Quien firma por la empresa “Seglim” de Haces Barba, es el representante legal de la misma, Benjamín Fernando Grajales Jiménez, un banderillero de toros retirado y amigo personal del líder sindical, que es fanático y empresario de la fiesta brava.

El segundo contrato es el Número 082, firmado el 28 de julio de 2015, y aunque el objeto es el mismo del primer contrato, fue asignado en licitación pública nacional, quizás por el monto que duplica al primero, que fue adjudicado directamente.

Este segundo contrato con las autoridades de Veracruz es por 159 millones 809 mil 395 pesos y nuevamente la mayor parte de los recursos procede de la partida del Seguro Popular.

De esa partida salieron 106 millones 144 mil 469 pesos para pagar a la empresa de Haces Barba. El contrato tuvo una vigencia del 1 de mayo al 31 de diciembre de 2015.

El tercer contrato es el Número 021 y fue asignado por adjudicación directa a la empresa “Seglim” del líder sindical, por un monto de 83 millones 957 mil 980 pesos. El servicio tiene una vigencia del 1 de enero al 30 de abril de 2016.

El cuarto contrato con el gobierno de Duarte Ochoa es el Número 041 y fue asignado en una licitación pública nacional por un total de 168 millones 173 mil 43 pesos.

Aunque fue firmado el 6 de mayo, su vigencia inició con fecha anterior a la firma del contrato. El servicio debió efectuarse del 1 de mayo al 31 de diciembre de 2016.

Es decir, fue asignado en una licitación pública nacional, pero se firmó cinco días después de la fecha en la que la empresa ganadora debió iniciar sus trabajos.

Así como ocurre con el gobierno de Duarte Ochoa, la empresa de Haces Barba también tiene contratos con el exgobernador de Quintana Roo y asignaciones directas muy cuestionadas con el gobierno actual de Oaxaca.

Javier Duarte Ochoa fue condenado por un juez federal a nueve años de prisión luego de que se declarara culpable de lavado de dinero y asociación delictuosa y es señalado por desviar sumas millonarias a través de una red de empresas fantasma.

#Suave Patria

Jesús Orta se siente insatisfecho por la inseguridad en la CDMX

El funcionario destacó que hay avances en la capacidad de patrullaje, número de policías y capacitación.

Por Redacción, 2019-09-17 13:36

México.- El titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, Jesús Orta Martínez, reconoció que no está satisfecho con los resultados obtenidos en seguridad a nueve meses de que iniciara esta administración.

“No, no. Satisfecho no. Hemos estamos trabajando, hemos avanzado en superar muchos rezagos con los que la policía y la Procuraduría contaban, y creo que se ha avanzado de manera importante”, expresó a medios de comunicación.

A su llegada al Congreso capitalino, al primer informe de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, el funcionario destacó que hay avances en la capacidad de patrullaje, número de policías y capacitación.

Además, “tenemos una estrategia, un trabajo coordinado con otras instancias de seguridad y esos es lo que nos ha generado un escenario en que podemos decir que comenzamos a avanzar en material de recuperar la seguridad y la paz”, detalló.

En los próximos meses, concluyó Orta Martínez, se trabajará desde la Secretaría que encabeza en la percepción de seguridad en la capital, pues su prioridad es que la gente se sienta segura en esta urbe.

#Suave Patria

México critica a la CIDH: «no somos zona aledaña de EU»

La SRE afirmó que “México es de los países más abiertos al escrutinio internacional, merecemos respeto y el mismo tiempo de respuesta que le han otorgado a otros Estados”.

Por Redacción, 2019-09-17 13:32

México.- La subsecretaria para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Martha Delgado, aseguró que no se negó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos visitar México del 16 al 20 de septiembre, sino que no se ha respondido la solicitud ya que no se admite que ninguna visita sea parte de la revisión de la frontera sur de Estados Unidos “y zonas aledañas”.

Por medio de su cuenta de Twitter, la funcionaria dijo que “la visita no se negó”.

Agregó que “no permitiremos que México sea tratado como una zona aledaña”, esto, en referencia a que existe un mandato de la OEA para verificar la situación migratoria de la frontera sur de Estados Unidos y “zonas aledañas”, es decir, el lado mexicano de la frontera, lo cual la cancillería tomó como un insulto. En dicho contexto, la SRE encontró la ocasión para no permitir, por segunda ocasión, que el organismo supervisara la situación migratoria, ya que a finales de agosto pasado se había negado una visita.

“Mucho menos admitimos que se realice la visita extendida a México, cuando la resolución de la Organización de los Estados Americanos la mandató para la frontera sur de Estados Unidos”.

Según Delgado, “México es de los países más abiertos al escrutinio internacional, merecemos respeto y el mismo tiempo de respuesta que le han otorgado a otros Estados”.

No es el primer desencuentro entre la CIDH y el gobierno mexicano por el tema migratorio. El 23 de julio pasado el organismo emitió un comunicado expresando su preocupación por la situación de derechos humanos de los migrantes.

Hay “preocupación por la situación de personas migrantes y refugiadas en Estados Unidos de América, México y Centroamérica, en especial por las recientes políticas y medidas adoptadas por los Estados en materia de migración y asilo; la securitización, militarización y externalización de las fronteras; así como la criminalización de defensores de derechos humanos de personas migrantes y refugiadas”.

En respuesta, el canciller Marcelo Ebrard defendió el trabajo del gobierno mexicano y aprovechó para criticar a la CIDH, ya que, dijo, no manifiestan la misma condena a las redes internacionales de tráfico de personas que “realizan un negocio multimillonario a expensas de la seguridad e integridad de personas migrantes”, sino que solo lo hacen en relación con la actuación de los gobiernos.

Según Ebrard “la actuación del Instituto Nacional de Migración, responsable de la aplicación de la política migratoria, y la labor de apoyo suplementario de la Guardia Nacional se conducen en apego a la normatividad vigente. La actuación de sus elementos se realiza bajo protocolos de protección a los derechos humanos y con el cercano acompañamiento de organismos internacionales”.

Y luego, a fines del siguiente mes, agosto, negó una visita a la CIDH y ahora, a mediados de septiembre, omite responder a otra petición, argumentando que a México no se le debe nombrar como “zona aledaña” de los Estados Unidos.