Chilpancingo. El alcalde Marco Antonio Leyva Mena se deslindó del desarme a los policías rurales que opera en los Pueblos Santos de la sierra del municipio y responsabilizó a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de esa acción.

Este jueves, en conferencia de prensa, los comisarios de las comunidades de San Cristóbal, Santa Babara, Santa Rita, Santa Rosa, San Miguel y Río Verde denunciaron el desarme de los policías rurales y responsabilizaron al alcalde.

Leyva Mena negó que él haya autorizado el desarme de los policías rurales y dijo que la acción la llevó a cabo el secretario de Seguridad, Pedro Almazán Cervantes, al término de la administración del gobernador Rogelio Ortega Martínez.

Consultado esta mañana en Casa Guerrero, al término de la instalación del Consejo Municipal de Seguridad Pública y el Comité Municipal de Consulta y Participación Ciudadana, donde reconoció que tras el desarme de la policía rural en las comunidades que integran los Pueblos Santos se dio un repunte de la violencia.

“Hay que reconocer que en estos momentos no hay la seguridad que quisiéramos, eso es evidente”, dijo.

Manifestó que los policías rurales deben de ser sometidos a los exámenes y evaluaciones, “para que no exista ninguna duda de su procedencia o de alguna tendencia criminal que puedan tener”.

Aseguró que por el momento se encuentran brindando seguridad con los pocos preventivos con los que cuenta el ayuntamiento y será hasta que se conforme el Mando Único Estatal cuando lleguen nuevos agentes a la zona de la sierra.

Sobre la agresión que sufrió el excomisario de Río Verde, Alfredo Jaime Saldaña, por integrantes de la delincuencia organizada, Leyva Mena aseveró que se trató de “casi un asunto personal, por una cuestión de abigeato. Fue golpeado y le ayudamos con sus gastos de salud; estamos viendo ese tema”.

Al edil se le cuestionó sobre las declaraciones del presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana en Chilpancingo, Adrián Alarcón Ríos, que denunció que el repunte de la violencia en la ciudad era resultado de la falta de estrategia de la Policía Federal, a lo cual dijo que no puede haber resultados inmediatos en materia de seguridad, pues es “complicado y difícil”.